Llamamiento a la emergencia en Myanmar

Los Rohingya han vivido principalmente en el Estado de Rakhine en Burma durante décadas. Según lo reportado, se les ha denegado la ciudadanía, la libertad de circulación, el acceso a la educación y se enfrentan a una incesante persecución en el Estado de Rakhine.

Se estima que en los últimos 3 años, más de 300.000 personas han abandonado sus hogares en búsqueda de seguridad.

Emergencia en Myanmar

Aunque Myanmar no suele informar, la ONU calcula que más de 240.000 personas se han visto obligadas a huir de sus hogares desde 2011. Varias agencias humanitarias estiman que otras 75.000 personas están desplazadas debido al aumento de la violencia en agosto de 2017.

Más de 100 personas han muerto debido a violentos enfrentamientos

En agosto de 2017, la situación en el estado de Rakhine se ha deteriorado drásticamente, con violentos enfrentamientos que han causado más de un centenar de muertes y dejado a miles de personas sin acceso a alimentos, refugio o seguridad. Los recientes conflictos no sólo han visto la muerte de civiles, sino también edificios quemados y las minas plantadas bajo tierra. Aunque 3.000 desplazados Rohingya fueron capaces de llegar a Bangladesh para buscar refugio, muchos otros fueron devueltos a la frontera. Ciudades enteras han sido evacuadas, creando comunidades enteras desplazadas en refugios temporales, como colegios o edificios públicos.
Nuestros esfuerzos han beneficiado a más de 852.000 personas, pero el drama del último período ha hecho que más gente necesite desesperadamente ayuda. Tú puedes marcar la diferencia, 60€ pueden proporcionar un paquete de alimentos a una familia durante un mes.

Trabajando desde 2008

Rakhine es uno de los estados menos desarrollados de Myanmar, caracterizado por la desnutrición, bajos ingresos, pobreza y débiles infraestructuras. Después de un estallido de violencia en el 2012, aproximadamente 140.000 personas se vieron obligadas a huir de sus hogares y buscar refugio en campamentos provisionales en los municipios de Sitter y Kyauktaw. Debido a la restricción de movimiento y a la falta de seguridad, existen pocas oportunidades de empleo, lo cual supone dificultades de supervivencia para miles de familias. De acuerdo con el Programa Mundial de Alimentos, casi la mitad de la población de la región se encuentran en una situación de grave incertidumbre por la escasez de alimentos.

Además de la comida, otros servicios básicos como la vivienda, el agua potable y el acceso a la sanidad son primordiales para los desplazados de Rohingya. Islamic Relief está respondiendo a la crisis suministrando paquetes de alimentos a las familias refugiadas en estos campamentos. Los paquetes incluyen alimentos básicos como arroz, lentejas, guisantes, aceite y pescado en conserva.

Gracias a tu constante apoyo, estamos trabajando en el campo desde 2008, ofreciendo alimentos y kits sanitarios que salvan vidas a quienes han huido debido a la violencia y el conflicto. También hemos reconstruido colegios y ofrecido atención médica a través de nuestras clínicas móviles, que nos permiten llegar a las comunidades más aisladas del país.

Por favor, ayuda a los Rohingya de Myanmar.