En menos de 3 meses después del terremoto de Sulawesi, Indonesia ha sufrido otro tsunami, esta vez en las áreas de Banten y Lampung.

El tsunami ocurrió durante una marea alta que se produjo el 22 de diciembre de 2018 a las 21:27 según la Agencia Nacional para la Gestión de Desastres (BNPB) y la Agencia de Meteorología, Climatología y Geofísica (BMKG).

La población de Banten y Lampung huyó de sus hogares buscando refugio en terrenos elevados y en instalaciones públicas como mezquitas, escuelas y edificios gubernamentales.

El distrito de Pandagelang en la provincia de Banten es el más afectado y ha sido declarado como zona de desastre. Casi el 90% de los desplazados internos procedían del distrito. Tres días después del tsunami, NDMA anunció que el estrecho de Sunda también se vio afectado; lo cual significa que las autoridades locales tienen la responsabilidad de responder con recursos y apoyo financiero del gobierno provincial y nacional.

  •  Una nueva alerta de tsunami se mantuvo a unos 5 km de radio, al mismo tiempo que el nivel de actividad del volcán Anak Krakatau ha ido incrementando, generando así temores de posibles deslizamientos de tierra que podrían provocar
    otro tsunami.
  • Para más  información y actualizaciones puedes acceder a la web de BNPB www.bnpb.go.id/berita, la cuenta de twitter del portavoz de BNPB https://twitter.com/Sutopo_PN o www.maritim.bmkg.go.id sobre las últimas actualizaciones para las advertencias de onda alta. El Centro AHA también proporciona actualizaciones de flash, que se pueden encontrar aquí https://ahacentre.org/situation-updates/.

Contexto en Indonesia

  •  El tsunami azotó las costas de Anyer y el sur de Lampung sin ninguna alerta previa de terremoto o tsunami por parte de BMKG. Se cree que el tsunami fue provocado por un deslizamiento de tierra bajo el agua causado por la erupción del Monte Anak Krakatau combinado con unas mareas más altas de lo habitual debido a la luna llena.
  •  El suministro de electricidad quedó interrumpido cuando el tsunami y la marea azotaron, lo que dificultó la evacuación aquella noche (22/12/2018). En estos momentos, se ha recuperado el suministro casi en su totalidad en las comunidades de las provincias de Banten y Lampung. Las vías de acceso en Banten cada vez son más accesibles gracias a la buena coordinación y cooperación entre el gobierno, las ONG y las comunidades en el terreno.
  •  Las regiones más afectadas son las zonas turísticas de Pandagelang, como la playa Carita, la playa Tanjung lesung y la playa Sumur.
  • En Banten, se informa que las operaciones de rescate, evacuación y socorro ahora se ven obstaculizadas por el espeso lodo y la cantidad de escombros amontonados. Además, las fuertes lluvias son otro añadido que dificulta las actuaciones de rescate. Por lo tanto, cada agencia de gestión de desastres del distrito respectivo se está enfocando en la movilización de personal y de los recursos financieros adicionales para proporcionar medicamentos, ropa adecuada, necesidades básicas y refugio temporal para los afectados.
  •  El nivel de alerta en Krakatau, Indonesia, se ha elevado al segundo nivel más alto posible después de varias erupciones, BMKG estimó que los lugares erupcionados en el monte alcanzan los 60 acres. La zona de alerta se ha extendido de 2 km a 5 km de la costa. Ahora la ruta de vuelo ha quedado cerrada 5 km para garantizar la seguridad de los aviones y pasajeros.
  • Además, BMKG informó que el volcán entró en erupción durante dos minutos y 12 segundos el viernes, creando una nube de ceniza que se elevó 400 metros sobre la montaña. Existe la preocupación de que una posible nueva erupción tras el tsunami.
  •  Se estima que las pérdidas económicas giran en torno a los 10.831.048 de euros.
  • Muchas personas se han quedado a la intemperie, ya que gran parte de los edificios no son seguros para alojarse en ellos. Muchos niños, bebés, madres y ancianos duermen fuera de sus hogares sin la protección adecuada.

La respuesta de Islamic Relief

Islamic Relief tiene un pequeño equipo en el área de Banten y un equipo de siete miembros, incluido un coordinador de emergencias, un especialista en logística y un nutricionista, quienes fueron enviados de inmediato a las áreas afectadas para una evaluación rápida y la implementación de una respuesta de emergencia en un marco de 10 horas posteriores al desastre. Dos integrantes del departamento de comunicación de IR Malasia también se unieron al equipo.

IR está trabajando con un socio local, PKPU, en la respuesta de emergencia y la recuperación en el centro de Sulawesi. Nuestro socio continúa realizando procesos de evacuación sobre el terreno como parte de las operaciones de búsqueda y rescate.

Se realizó una evaluación rápida en el terreno y se proporcionaron algunos artículos de emergencia a los supervivientes del tsunami. El equipo visitó 4 campamentos de desplazados internos y decidió concentrar la asistencia en un centro de evacuación donde 500 personas buscaron refugio. Ninguna otra organización se encontraba trabajando sobre el terreno. Se necesita con urgencia alimentos, agua potable, mantas, colchonetas y medicamentos. Muchos niños necesitan ayuda.

IR ha decidido focalizar la respuesta en el distrito de Pandeglang, provincia de Banten, con una posible expansión a otras áreas afectadas según las necesidades y las brechas en la implementación de una respuesta eficaz.

IRI ha estado distribuyendo cajas de comida caliente, agua, galletas, mantas, aceite medicado, aceite de eucalipto, esterillas y artículos de higiene desde el 23 de diciembre de 2018 (consulta las actualizaciones de emergencia anteriores para obtener más información).

El 27 de diciembre, el equipo realizó una evaluación en el distrito de Sumur que, según se informa, carece de ayuda humanitaria.

Por lo cual, el 28 de diciembre, IRI distribuyó 100 mantas, 100 paquetes de kit de higiene, 100 cajas de agua mineral, 100 paquetes de medicamentos, 100 colchonetas impermeables, y 200 latas de leche en polvo para bebés en el distrito de Sumur.

Islamic Relief está distribuyendo mascarillas a las personas en las áreas de Cilegon y Serang para protegerlos de los efectos negativos de las cenizas volcánicas.

El plan de respuesta de Islamic Relief Indonesia (IRI): brindar asistencia humanitaria en 1.000 hogares afectados por el tsunami en el distrito de Pandeglang, alimentos y artículos no alimentarios, así como también impartir talleres de preparación ante futuras amenazas de tsunami y erupción volcánica hasta marzo de 2018. El presupuesto máximo que estamos buscando para la operación de respuesta es de alrededor de 166.815 de euros. También estamos está prevista una intervención de recuperación cuando la amenaza de peligro quedé totalmente reducida.

La respuesta del gobierno

El Gobierno ha movilizado 11 helicópteros, 147 miembros del personal sanitario y 17 equipos de respuesta de emergencia del Ministerio de Energía y Recursos Minerales, 250 miembros de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate (BASARNAS), 1.835 militares y 57 maquinarias pesadas. Hasta la fecha, BNPB ha aportado 30.140 euros de su fondo, 414 comidas ya preparadas, 1.098 paquetes de alimentos, 512 paquetes de alimentos suplementarios, 100 bolsas para cadáveres, 10 tiendas de campaña para desplazados internos, 3 hospitales de campaña, aire acondicionado y 10 generadores. Las oficinas de salud del distrito de Pandeglang y Serang han establecido diez puestos de salud en sus respectivos distritos. El Humanitarian Forum Indonesia (HFI) está complementando los esfuerzos de respuesta del gobierno con 389 personas de diez de sus organizaciones miembros.

El Ministerio de Asuntos Sociales ha establecido 7 comedores sociales en Labuan, Carita, Panimbang, Tanjung Lesung y Cinangka. El MOSA también proporcionará alimentos, utensilios de cocina, kits familiares y ropa. El organismo logístico de propiedad estatal (BULOG) ha destinado alrededor de 200 toneladas métricas de arroz por provincia y 100 toneladas métricas por distrito de su reserva.

La compañía eléctrica National Electricity está reparando las instalaciones dañadas. Grandes generadores se han instalado como sistema de respaldo. Ahora la fuente de alimentación se está recuperando gradualmente.

El presidente Joko Widodo visitó los lugares afectados por el tsunami en el distrito de Pandeglang el 24/12/18 para supervisar de primera mano la respuesta de emergencia en curso y prometió asistencia de emergencia rápida como la provisión de suministros sanitarios, la apertura de un hospital para los heridos y la incorporación de la cursos formativos sobre desastres en el currículo escolar. El gobierno destinará 15 millones IDR para compensar a todas las familias afectadas.