8 años de guerra: la crisis en Siria no parece llegar a su fin.

Esta semana se conmemora el octavo aniversario de la devastadora guerra en Siria que ha dejado a más de 13 millones de personas en necesidad de ayuda humanitaria. Islamic Relief ha estado actuando sobre el terreno desde el estallido del conflicto, invirtiendo 336 millones de euros en ayuda. Sin embargo, las necesidades de la población civil continúan aumentando.

De los seis millones de desplazados internos, la mayoría han estado viviendo en condiciones extremas durante estos años de guerra, exponiendo sus vidas, dignidad y bienestar a las amenazas diarias. La escasez constante de alimentos y agua, y el acceso inadecuado a servicios de saneamiento y asistencia sanitaria continúan poniendo en riesgo la salud de la población.

Durante estos últimos ocho años, Islamic Relief ha estado trabajando arduamente con personas afectadas por la guerra en Siria, Jordania y Líbano, satisfaciendo sus necesidades más inmediatas y ayudándoles a adaptarse a los trágicos cambios que han experimentado sus vidas marcadas por la guerra.

Proporcionamos a tres millones de familias alimentos de emergencia y acceso a asistencia sanitaria a un millón de personas. Ayudamos a medio millón de personas a sobrevivir a los gélidos inviernos y garantizamos la escolarización de 20.000 niños.

Shahd es una de las beneficiarias de  las ayudas brindadas a través de Islamic Relief. Es una niña que se vio obligada a huir de su hogar en Damasco hace ocho años, cuando la violencia se intensificó en su ciudad.

La vida continúa

Huimos con mamá de madrugada, yendo de ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo, buscando un lugar seguro tras la muerte de mi padre. Vivimos nueve meses en un estado de inseguridad e inestabilidad.

Pasamos varios días allí hasta que nos ofrecieron una tienda de campaña. Aquella noche fue una de las más difíciles y no pude dormir. Tenía esperanza, dolor, miedo y una mezcla de sentimientos y pensamientos vagaban en mi mente.

En el transcurso de varios meses, el sentido de responsabilidad comenzó a crecer” Cuando mi madre encontró la oportunidad de trabajar, ganó algo de dinero para nuestras necesidades más básicas” – nos comenta Shahd.

Shahd y su familia han estado trasladándose de un campamento a otro durante años.

Fuimos a un colegio en uno de los campamentos vecinos. Pasamos un año entero estudiando, pero la educación no era del nivel esperado, así que tuvimos que buscar otro colegio y mudarnos a otro campamento cercano”.

 Shahd y su familia han estado trasladádnose de un campamento a otro durante años.

Shahd y su familia han estado trasladádnose de un campamento a otro durante años.

Durante cuatro años, la familia ha estado desplazándose constantemente de un campamento a otro, en busca de un lugar en el que puedan encontrar alimentos, centros de salud y escuelas con un nivel de educación adecuado.

El conflicto en nuestro país lleva ya casi ocho años. Con todas las dificultades, mi madre continúa en pie, luchando por nosotros. Gracias a Dios, no la hemos decepcionado. Al final de cada año académico, los resultados de los exámenes son exitosos, y mis hermanos menores son los que mejores notas sacan de la escuela. En ese día, el corazón de mi madre se llena de alegría y de sus ojos brotan lágrimas de alegría: es un gran día – nos comenta Shahd.

Sueño con ser cirujana, tratar a todos los niños que sufren esta guerra y brindarles la ayuda necesaria para vivir en paz. Le pido a Dios que termine esta guerra y pueda regresar a nuestro país y ver a nuestra gente y a todos nuestros amigos”– nos comenta Shahd.

Siria todavía necesita tu apoyo

Islamic Relief ha estado presente ayudando a la familia de Shahd a sobrevivir a las duras condiciones invernales en el campamento, proporcionándoles mantas y colchones y devolviéndoles la esperanza para que puedan superar la terrible experiencia de vivir una guerra.

La familia de Shahd es solo una de las millones de personas que huyeron de sus hogares con la esperanza de regresar tan pronto como terminase el conflicto, pero ese fin todavía aún no se disipa. Al igual que muchos sirios, tienen la capacidad de resistir incluso a las circunstancias más difíciles, pero sus vidas son precarias y su futuro continúa siendo incierto.

Islamic Relief sigue trabajando duro para ayudar a las víctimas de este brutal conflicto. Solo el año pasado, nuestras intervenciones de gran alcance beneficiaron a más de 2,9 millones de personas en Siria y los países vecinos.

Para más información sobre nuestra respuesta en Siria, consulta el informe, Siria: Ocho años de salvar vidas.

Ayúdanos a continuar salvando las vidas de quienes aún sufren: Su sufrimiento también es el nuestro. 

Últimas noticias