viernes, 8 octubre , 2021

41 millones de personas en el mundo se encuentran en riesgo de hambruna.

Los conflictos, el cambio climático y el Covid-19 unido a las crisis económicas están provocando que los niveles de hambruna aumenten en el planeta, amenazando la supervivencia de comunidades en todo el mundo. 
Muchas de las personas que estamos hoy leyendo este artículo no tendremos que experimentar nunca el hambre ni sufrir los efectos de la malnutrición. Por desgracia, esta es la cruda realidad para millones de personas que no disponen de acceso al agua y alimentos adecuados. 

Según revelan los informes de las Naciones Unidas, “alrededor de 155 millones de personas se enfrentaron a niveles de inseguridad alimentaria en 2020 a causa de conflictos y dificultades económicas, entre ellas las vinculadas a fenómenos meteorológicos extremos y a la pandemia del COVID-19”.

Datos sobre la crisis alimentaria global según la ONU:

  • 133.000 personas necesitaron en 2020 acción urgente para evitar la muerte generalizada.
  • 98 millones de personas se encontraban a “un paso de la inanición”
  • 3 millones de niños menores de 5 años mueren de malnutrición al año
  • Más de 75 millones de niños menores de cinco años sufren retraso en el crecimiento.
  • Aunque los conflictos seguirán siendo el principal motor de las crisis alimentarias, durante 2021, el COVID-19 y sus medidas de contención, así como los fenómenos meteorológicos extremos, seguirán agravando la inseguridad alimentaria aguda en las economías frágiles. 
Una familia recibiendo paquetes de alimentos

La respuesta de Islamic Relief a la crisis alimentaria

El programa de asistencia alimentaria de Islamic Relief promueve una serie de proyectos para reducir el hambre y la malnutrición en el mundo como consecuencia de los conflictos, desastres naturales y la pobreza. Desde la distribución de paquetes de alimentos en situaciones de emergencia hasta la implementación de proyectos sostenibles a largo plazo, Islamic Relief busca ofrecer soluciones duraderas y eficaces a sus usuarios. Los niños constituyen el colectivo más afectado por la escasez de alimentos y sus consecuencias. Es por ello que en Islamic Relief llevamos a cabo programas de alimentación para combatir la desnutrición y la prevención de innumerables problemas de salud en el futuro.

En 2020, a pesar de la crisis sanitaria desencadenada por la COVID-19, adaptamos nuestras operaciones para distribuir de forma segura vuestras generosas aportaciones: durante las distribuciones de Ramadán proporcionamos alimentos básicos a casi 1 millón de personas en 31 países y, en el período del Eid al-Adha, pudimos repartir carne de udhiya a más de 3 millones de personas en 28 países. Muchos de nuestros usuarios están inscritos, además, en otros de nuestros proyectos. 

Trabajando en estrecha colaboración con las comunidades locales, nos aseguramos de que los alimentos lleguen a las personas más necesitadas sin distinción de su género, origen ni creencias.

Cada día, millones de personas continuarán enfrentándose al hambre si no se hace nada para ayudarlas.

Hoy, TÚ puedes ayudar a marcar la diferencia, puedes hacer que alguien deje de pasar hambre. Puedes cambiar la vida de una persona. 

Islamic Relief España © 2021 | Todos los derechos reservados

DONACIÓN RÁPIDA