lunes, 11 octubre , 2021

A medida que aumentan los temores sobre la malnutrición en Níger, las madres desconocen lo enfermos que están sus hijos

En la región de Tillabery en Níger, los árboles cubren el complejo que alberga el Hospital del Distrito de Baleyara y el centro de recuperación nutricional intensiva (CRENI) construido por Islamic Relief.

En el edificio marrón que hace de centro de nutrición, dos mujeres con sus bebés se sientan en camas de hospital cubiertas por mosquiteras. La luz que entra por la puerta es lo único que ilumina la habitación. A través de las ventanas cerradas se cuela algo de luz dibujando figuras en las paredes. 

En una de las camas está Hawa, acunando a su bebé. Hashiru tiene una venda que cubre su mano derecha, sujetando una vía intravenosa. Vestida con un velo rosa, Hawa está alegre y sonríe a su bebé de 10 meses.

El centro de salud al que Hawa acudía derivó a su hijo al CRENI y ella consiguió el suplemento nutritivo conocido como “Plumpy Nut” para el bebé. Al pequeño Hashiru se le diagnosticó malnutrición y se le puso en tratamiento nutricional durante tres semanas.

“Me dijeron que mi hijo no estaba mejorando y que le tenían que derivar al centro nutricional del distrito.” Explica Hawa.

Hawa con su hijo en Niger
Hawa y su hijo, quién se está recuperando después de su estancia en el centro nutricional de Islamic Relief.

Combatiendo la malnutrición.

Una ambulancia proporcionada por Islamic Relief para transferir a los pacientes desde centros de salud en zonas remotas de Baleyara llevó a Hawa y a su bebé al hospital. Tras cinco días en el hospital, Hawa nos cuenta con una sonrisa que le ilumina la cara: “mi hijo está mejor ahora”. 

En la cama de al lado se sienta Fati, una mujer de 30 años de Deiberi. Fati acudió a un dispensario de su aldea con su hijo de 20 meses para poder ser derivada a una clínica prenatal cuando el personal sanitario le dio una noticia preocupante: “me dijeron que mi hija estaba muy enferma y que tenía que ser ingresada en el hospital (centro nutricional)”, nos explica.

A la hija de Fati, Raudo, le diagnosticaron malnutrición severa. “No sabía que mi hija tenía malnutrición”, cuenta la madre. “Cuando las enfermeras me pidieron que viniera a Belayara, no sabía que si nos admitirían”. Fati y su hija llevan seis días en el hospital.

Fati y Raudo, su hija, llevan seis días en el hospital.
Fati y Raudo, su hija, llevan seis días en el hospital.

Antes del proyecto de Islamic Relief, no existía un CRENI en el distrito. Islamic Relief construyó este edificio además de letrinas, cocina y una sala de espera. La cocina proporciona comidas a las pacientes y acompañantes durante la estancia. Este proyecto también ha ayudado a asegurar el acceso a servicios sanitarios para niños que sufren malnutrición severa.

Según la ONU, 1,9 millones de personas en Níger sufrían inseguridad alimentaria incluso antes de la pandemia de Covid-19, la cual ha acentuado la pobreza e inseguridad alimentaria. En la actualidad, según el gobierno, 2,7 millones de personas están en riesgo de sufrir inseguridad alimentaria, lo que ha desencadenado el miedo de que los ya altos niveles de malnutrición aumenten mucho más. 

El centro nutricional de Islamic Relief es una fuente de salvación para muchas personas. En una oficina dentro del centro, un grupo de trabajadores sanitarios se sientan en sus mesas inmersos en su trabajo. Entre ellos, se encuentra Saley Fati Hanouma, una enfermera del Hospital Balayera del distrito. Sale ha sido empleada por Islamic Relief como parte del proyecto con el que también se ha dado formación a los trabajadores en cuanto a métodos de prevención de la malnutrición. 

Una trabajadora del equipo vestida con la bata blanca de laboratorio que complementa con un colorido pañuelo africano en la cabeza nos comenta que la malnutrición es muy común en la zona.

“Muchos niños sufren malnutrición porque las personas no tienen suficientes alimentos para comer”, nos explica ella, que es madre de 6 niños. “Antes de la construcción de la clínica, se enviaba a los niños malnutridos hasta Niamey.” 

Saley Fati Hanouma, enfermera empleada por Islamic Relief en el centro nutricional.
Saley Fati Hanouma, enfermera empleada por Islamic Relief en el centro nutricional.

Derivación desde las zonas rurales.

Ahora, el hospital dispone de un sistema de derivación con todos los centros de salud de las aldeas de Belayara, por lo que los niños con malnutrición aguda se trasladan al centro de nutrición del hospital del distrito.

En el centro de alimentación terapéutica del Hospital Distrital de Balayera se administran dos tipos de tratamiento. Uno es el tratamiento sanitario para los niños que sufren malnutrición aguda u otras enfermedades provocadas por la misma. El otro tratamiento es la alimentación terapéutica donde los niños reciben alimentos nutritivos hasta que recuperan su salud.

“Islamic Relief ha sido un socio importante para la salud en este distrito”, cuenta el Dr. Haruna, Director Médico del Distrito de Belayara. El secretario general del distrito de Belayara, Moussa Saidou Agali, admite que Islamic Relief está marcando la diferencia, afirma que “la clínica ha aliviado los casos de malnutrición en esta área”.

Fati y Hawa, quienes no sabían que sus hijos estaban malnutridos, han recibido formación sobre el cuidado de sus hijos y buenas prácticas de higiene. Están ansiosas por compartir sus nuevos conocimientos con otras personas en su comunidad.

“Cuida a tus hijos y dales alimentos nutritivos”, aconseja Hawa, quien espera que su hijo sea dado de alta del centro. “Cuando regrese a casa, prepararé algo de comida para mi hijo”.

“Prepararé una buena comida para mi hija. También prepararé gachas”, añade Fati.

 

Madres felices

Mediante este proyecto se trabaja con las comunidades locales para conseguir buenos resultados para los niños y las mujeres. Los voluntarios, formados por Islamic Relief, celebran reuniones comunitarias sobre malnutrición, protección infantil y violencia de género, ayudando a tratar casos de violencia contra mujeres y niños. Hasta ahora se han identificado 10 casos de violencia de género y los han remitido al encargado de los servicios de protección y autoridades del distrito.

El plan también se transmite a través de emisoras de radio locales que, además, destacan los problemas de la violencia de género y de protección infantil.

Con tu apoyo, Islamic Relief está ayudando a los niños a vencer la malnutrición, pero se necesita mucho más para sacar a las familias de la pobreza y de la inseguridad alimentaria. Por favor, dona ahora para ayudarnos a continuar nuestro trabajo y poder salvar vidas en Níger y en otras partes del mundo.

Islamic Relief España © 2021 | Todos los derechos reservados

DONACIÓN RÁPIDA