viernes octubre 14, 2022

En el rostro de Zaid se ilumina una hermosa sonrisa y su cara se llena de esperanza al hablarnos sobre sus sueños:

«Me gustaría ser médico, poder crear prótesis artificiales para niños afectados por la guerra».

Zaid vivía con sus padres y hermanos menores en la ciudad de Damasco, Siria. Al inicio de la crisis siria se mudaron a una aldea cerca de Idlib. Unas semanas más tarde, los aviones comenzaron a bombardear la aldea. 

«Por lo general, buscábamos refugio en los campos durante los bombardeos, y pasábamos la noche bajo los olivos», recuerda Zaid, «Tenía seis años, cuando un cohete golpeó nuestra casa con un misil exposivo».

Zaid recuerda claramente, cuando el misil golpeó y explotó a pocos metros de él. Un fragmento del misil mató a su madre e hirió a Zaid en el pie derecho, mientras que su hermano de cinco años perdió la vida al instante y su hermana huyó.

Zaid fue llevado al hospital más cercano para recibir tratamiento, y fue trasladado al campamento de Assalam, cerca de la ciudad de Atma en el norte de Siria.

«Comencé a ir a la escuela del campamento utilizando muletas hasta que recibí una pierna artificial», dice Zaid, «comencé a caminar y comencé a sentir mi pierna como parte de mi cuerpo».

«Camino y corro. Me encanta, no puedo vivir sin ella. Me gusta mucho el fútbol. Espero que todos los niños del campamento puedan tener extremidades artificiales, que les puedan ayudar a moverse, para que no se sientan inferiores a otros niños».

«Espero que esta guerra pueda terminar, y que podamos regresar a nuestras aldeas y vivir con seguridad y en paz».

Durante 11 años, el pueblo sirio ha estado viviendo en condiciones devastadoras y desesperadas, con una gran carga sobre sus hombros. La actual crisis ha destruido sus hogares, sus medios de vida, les ha impedido continuar su educación, ha devastado su salud y se ha llevado a muchos de sus seres queridos. Las condiciones son particularmente complejas para los aproximadamente 6,9 millones de desplazados internos

Los niños como Zaid viven en condiciones difíciles causadas por el conflicto y la pérdida de sus padres, lo que los hace vulnerables. Acceder a la atención médica es muy difícil para ellos; por lo que, como Islamic Relief, tenemos el compromiso de proporcionar atención médica a los niños huérfanos, garantizando su derecho a la salud. 

Miles de niños y niñas huérfanos en todo el mundo necesitan tu apoyo para acceder a una atención médica adecuada. 

Con una donación mensual, a partir de 15 € al mes, aseguras que los fondos estén siempre disponibles cuando un huérfano necesite atención médica urgente.

Inicia una donación mensual y cambia el mundo con un pequeño gesto.

Islamic Relief España © 2022 | Todos los derechos reservados

DONACIÓN RÁPIDA