martes septiembre 21, 2021

Islamic Relief advierte de que muchas mujeres afganas pasan varios días sin comer a medida que la crisis del hambre en el país empeora día a día.

Muchas personas están cayendo en la desesperación a medida que se agotan los alimentos, los precios se disparan y el desempleo aumenta. Con al menos 12 millones de personas enfrentándose al hambre extrema y más de 3 millones de personas que se encuentran a sólo un paso de la hambruna, es imperativo que los alimentos y otra ayuda esencial lleguen a estas comunidades de inmediato, o el número de fallecidos podría ser catastrófico.

Los alimentos son particularmente escasos en las zonas rurales, hay informes que muestran el aumento de la malnutrición y fallecimientos entre los más vulnerables. Las mujeres y los niños son los que están expuestos a mayor riesgo, además de que las mujeres suelen priorizar las necesidades de sus familias por encima de las suyas. Las familias están agotando el último de sus escasos ahorros para comprar alimentos, y la gente está pidiendo comida en las calles. Un número cada vez mayor de familias se está viendo forzada a endeudarse sólo para poder comprar alimentos.

Niños en los campamentos de Afganistán

Mohammed Hamid Sattai, Coordinador de Programas Humanitarios de Islamic Relief en Afganistán, dijo:

“La situación alimentaria es grave y empeora día a día. Las tiendas finalmente han reabierto, pero los precios se han disparado entre un 10 y un 20 por ciento en poco más de una semana. La gente antes apenas podía poner comida en la mesa, pero ahora muchas familias están reduciendo su alimentación a una comida al día, y muchas mujeres y niños ni siquiera tienen acceso a esto.

“Las mujeres ya de por sí son las últimas en comer y en cantidades más reducidas en las familias más pobres, pero cuando la comida es escasa, las mujeres ingerirán cada vez menos alimentos y, en algunos casos, no tendrán comida en absoluto. Cuando no hay comida para la madre, entonces hay aún menos para los niños y esto genera complicaciones de salud a largo plazo. La incertidumbre actual implica que los esfuerzos de ayuda más cruciales permanecen bloqueados incluso cuando las necesidades están creciendo. Si no se toman medidas urgentes pronto para llevar alimentos a las personas más necesitadas, veremos una enorme cantidad de madres anémicas y niños gravemente desnutridos. 

“Ya estamos viendo a personas tan desesperadas que están pidiendo a las tiendas que les den hasta las hojas de las verduras que normalmente no venden y están recogiendo flores para poder hacer aunque sea sopas ligeras”.

Incluso antes de la crisis actual, gran parte del país sufría hambre severa debido a la sequía, la permanente inseguridad y la pandemia del Covid-19 lo que empujaba a muchas más personas a la pobreza. Se espera que la mitad de todos los niños menores de cinco años sufran desnutrición aguda este año, pese a ello, el llamamiento de financiación humanitaria de la ONU para 2021 solo está financiado en un 37 por ciento.

Actualmente la situación está empeorando de forma muy rápida, y se espera que los precios de los alimentos aumenten aún más debido a la interrupción de los mercados y los cierres de fronteras. La incertidumbre actual se traduce en que el acceso humanitario es extremadamente limitado y las agencias de ayuda no pueden llegar a muchas de las personas más necesitadas.

Casi 600.000 personas han huido de sus hogares este año, incluyendo muchas que han ido llegando a  Kabul en las últimas semanas. Muchos de los recién llegados no reciben ayuda y se refugian en condiciones extremadamente básicas, con crecientes amenazas de diarrea y otras enfermedades transmitidas por el agua que se están propagando.

Waseem Ahmad, Director Ejecutivo de Islamic Relief Worldwide, dijo:

“Una catástrofe humanitaria se está desarrollando rápidamente en Afganistán después de años de conflicto y cambio climático. Es imperativo que los alimentos y otras ayudas vitales lleguen a las personas que lo necesitan desesperadamente. Hacemos un llamamiento a todas las partes implicadas para que garanticen que todos los trabajadores humanitarios puedan operar de forma libre y segura, y que el acceso humanitario no esté restringido.Los donantes internacionales deben intensificar urgentemente la financiación con nuevos fondos y proporcionar un mayor apoyo a los esfuerzos de ayuda. Deben velar por que la población de Afganistán no caiga en el olvido  en este momento tan crítico.

“Islamic Relief trabaja en Afganistán desde hace más de 20 años y estamos totalmente comprometidos a permanecer y brindar atención vital a decenas de miles de personas necesitadas”.

Islamic Relief Worldwide ha lanzado un llamamiento de emergencia de £ 5 millones para proporcionar ayuda de manera rápida y segura a las personas vulnerables en Kabul, Balkh, Herat y Nangarhar. La ayuda inicial incluirá paquetes de alimentos, kits de higiene, refugios de emergencia y otros suministros esenciales.

Notas

Según las últimas estadísticas de la ONU publicadas en julio, más de 12 millones de afganos se enfrentan a una crisis de hambre extrema, incluidos 3,5 millones de personas que están a un paso de la hambruna.

Islamic Relief ha trabajado en Afganistán desde 1999, proporcionando ayuda de emergencia y desarrollo a largo plazo. Nuestros proyectos en Afganistán incluyen la respuesta a la pandemia de Covid-19, proporcionar alimentos, tratar a niños desnutridos, apoyar la alfabetización de las mujeres y el empoderamiento económico de las mujeres, abordar la violencia de género y apoyar la rehabilitación de los consumidores de drogas.

Dona ahora para apoyar la llamada de emergencia por Afganistán.

Islamic Relief España © 2021 | Todos los derechos reservados

DONACIÓN RÁPIDA