Ayuda de emergencia en Indonesia

Más de 1.900 personas han fallecido después de que un tsunami provocado por un terremoto de magnitud 7,5 azotara Sulawesi, Indonesia, el 28 de septiembre de 2018.
Islamic Relief está asistiendo a los equipos de rescate en Donggala y Palu.

8 de octubre de 2018

La situación actual es desoladora

Según los últimos informes, más de 1.900 personas han muerto como consecuencia de un tsunami y terremoto de magnitud 7,5 que sacudió la isla de Sulawesi en Indonesia el pasado 28/09/2018. Se espera que estas cifras vayan aumentando a medida que se disponga de nueva información, ya que uno de los dos distritos más afectados por el terremoto aún se encuentra inaccesible.

Los últimos informes a día 8 de octubre de 2018 de Indonesia señalan las siguientes cifras:

  • 1.948 fallecidos
  • 10.679 heridos
  • 835 desaparecidos
  • 152 personas atrapadas bajo los escombros
  • 74.444 desplazados internos
  • 65.733 casas dañadas

El monte Soputan entró en erupción el miércoles por la mañana al norte de Sulawesi. El Centro de Vulcanología y Mitigación de Riesgos Geológicos en Indonesia ha establecido un área restringida hasta 6,5 kilómetros de la cima.

Las réplicas del terremoto continúan en el área. Miles de hogares se han derrumbado, junto con hospitales, hoteles y un centro comercial. Se registraron 219 réplicas que varían de 2.5 a 9 en magnitud.
Las fuerzas de rescate están en marcha, pero el acceso sigue siendo un desafío importante debido a la falta de equipos de elevación disponibles.
Hay informes que confirman algunos casos de violencia y saqueos en las zonas afectadas. Entre ellos, un periodista fue agredido físicamente, y aproximadamente 1.200 reclusos de 3 cárceles escaparon en la región de Palu debido a los temblores. El saqueo de mercados, negocios locales y bloqueos de carreteras debido a la situación está amenazando la seguridad de los trabajadores y el suministro de ayudas.

Las carreteras se han visto severamente dañadas en muchas áreas en Dongala, lo cual está generando grandes dificultades para acceder a esta zona.
Aproximadamente 16.732 personas se encuentran internamente desplazadas.

Situación humanitaria

En torno a 200.000 personas necesitan asistencia humanitaria.
Se han desplegado patrullas policiales que escoltan los convoyes de ayuda para evitar el saqueo de los suministros.
Se ha reforzado la seguridad enviando más personal militar y del SAR.

Mientras se ofrecía asistencia y rescate, el equipo de IR Indonesia ha estado simultáneamente analizando las necesidades, observando lo siguiente: el 85% de casas en Palu han quedado destruidas. El 15% restante de casas ya no son habitables por la amenaza de un nuevo temblor. En áreas rurales remotas, la mayor parte de la población se está refugiando en tiendas improvisadas hechas con pequeñas lonas. Hay informes sobre fiebres, constipados, diarrea e irritaciones. Además, la higiene personal, la ropa y los alimentos escasean.

En pueblos lejanos y apartados nos hemos encontrado con familias que llevaban días sin comer.

Actualmente, el mayor reto de nuestra respuesta de emergencia es el acceso del personal expatriado. El gobierno de Indonesia ha lanzado una serie de reglamentos para ONG internacionales, con el propósito de proporcionar asistencia en Sulawesi central (ver documento adjunto). La normativa establece que las ONG extranjeras y sus trabajadores tienen restringido el acceso a Palu y Donggela. Por esta razón, nuestro personal internacional de IRW no puede trasladarse a las regiones afectadas de Palu y Donggela hasta que la nueva orden cambie.

Según la información disponible (principalmente del distrito de Palu), se estima que más de 750.000 personas están expuestas a los efectos del terremoto.
La mayoría de las ONG están centrando su apoyo en el distrito de Palu, mientras que Dongala parece haber quedado atrás debido a problemas de acceso. Sin embargo, algunas organizaciones asociadas a IR Indonesia, como Ruma Zakat y PKPU, están respondiendo a la llamada de emergencia en ambas ciudades, Palu y Dongala, respectivamente.
Según nuestros socios locales, los mercados en las áreas afectadas se están quedando sin lona y alimentos básicos. Además, nos han informado sobre un saqueo, ante el cual la policía local está interviniendo.
Se están excavando fosas comunes para enterrar a los fallecidos.
Mientras distribuye asistencia humanitaria, el equipo de IR Indonesia ha estado realizando una evaluación de las necesidades y ha observado lo siguiente: el 85% de las viviendas en Palu han quedado reducidas a escombros. El 15% restante es demasiado peligroso para permanecer debido a la amenaza de réplicas. En áreas rurales remotas, la mayoría de la gente se aloja bajo carpas improvisadas hechas con lonas pequeñas. Hay informes sobre casos de fiebre, tos, diarrea e irritaciones en la piel. Además, faltan artículos de higiene personal, ropa y alimentos nutritivos.

La crisis de combustible genera largas colas de espera.

Aún no hay electricidad en la mayoría de los lugares y es probable que permanezcan una semana más sin electricidad.

El riesgo de deslizamientos de tierra y aludes de lodo es alto en las áreas afectadas.

Al ser una oficina pequeña con un equipo pequeño, al CO le resulta difícil responder a 2 emergencias simultáneamente (la emergencia por el terremoto de Lombok sigue en curso).

La accesibilidad continúa suponiendo un desafío especialmente en Donggala, ya que las carreteras han sufrido daños en muchas áreas. No obstante, la situación está mejorando.

Los esfuerzos de rescate siguen en curso pero las operaciones continúan siendo un gran reto debido a la escasez de equipamiento de levantamiento pesado disponible.

 

 

Respuesta del Gobierno

El Gobierno de Indonesia ha solicitado asistencia internacional de manera oficial.

El ejército indonesio está proporcionando asistencia en la evacuación de la población afectada y en la distribución de artículos de emergencia.

20 ONG nacionales han acudido llamadas por la Autoridad de Gestión de Desastres para prestar asistencia en los intentos de ayuda y socorro.

Basado en la carta del Ministerio de Asuntos Extranjeros, el Gobierno de Indonesia ha decidido recibir la siguiente ayuda:

-Transporte aéreo (preferiblemente C-130 o similar)

-Kits de refugio

-Tratamiento de aguas

-Generadores de electricidad

-Donaciones económicas

La respuesta de Islamic Relief

El comité de emergencia se reunió el 29 de septiembre del 2018 y aprobó un fondo inicial del FMAM de 57.131€. Posteriormente, los socios de Islamic Relief y sus instituciones consignaron 2.285.000 millones de euros aproximadamente.

– IR Indonesia responderá directamente con nuestros dos socios locales Ruma Zakat y PKPU. Estas organizaciones se encuentran entre las 20 ONG nacionales solicitadas por la autoridad nacional de gestión de desastres. Actualmente están involucrados en ayudar en la evacuación, búsqueda y rescate, entierro de cadáveres y asistencia sanitaria a los heridos.

Islamic Relief Indonesia está respondiendo directamente en colaboración con sus dos socios locales: Ruma Zakat y PKPU, con la distribución de productos de asistencia que incluyen paquetes de alimentos envasados, agua potable, mantas y lonas para 500 familias (2000 personas).

IR Indonesia ha proporcionado 37 toneladas de arroz, 400 lonas impermeables y 800 cartones de agua, los cuales transporta actualmente hasta Palu.

IR Indonesia está en proceso de desplegar personal expatriado para posiciones clave a fin de mejorar la capacidad de respuesta.

Hemos abierto nuestra propia oficina y alquilado un almacén en Palu para utilizarlos como localización base para nuestra respuesta de emergencia.

El mecanismo de respuesta rápida (RRM) del SIDA ha aprobado 3,5 millones de SEK (aproximadamente 345.541 €) destinados a la respuesta de emergencia.

Islamic Relief Worldwide ha asistido al 75% de las reuniones y claustros junto a otras ONG como Save the Children, World Vision, CRS y Muslim Aid.

El saqueo de mercados, negocios locales y los bloqueos de las rutas causados por los derrumbes están poniendo en riesgo la seguridad de los trabajadores humanitarios y de los suministros.

– El formulario de punto de acceso DEC (Digital Equipment Corporation) se ha completado y compartido con la corporación misma.

– El Director Nacional de Islamic Relief Indonesia, Nanang, está en camino al distrito de Dongala, el área más afectada. Ha estado viajando casi durante las últimas 72 horas para llegar allí.

– IRW se reunirá con IR Indonesia, incluido Nanang, todos los días a las 9:30 a.m. (horario Reino Unido, vía Skype) para recibir novedades sobre la situación y planificar intervenciones.

– Se han desplegado 30 miembros del personal, incluidos 4 de IR Indonesia y 26 voluntarios y 2 vehículos.

– IRW tiene previsto asignar otra parte del personal que esté a cargo de compras, finanzas, respuesta de emergencia y medios de comunicación.

– Actualmente estamos trabajando para facilitar el tránsito de las organizaciones socias dentro del área lo antes posible.

– Se solicita amablemente a los socios de IR que hagan un llamamiento e indiquen su nivel de compromiso financiero lo antes posible para permitir que IR Indonesia ayude a los afectados por el terremoto y el tsunami.

– El foco de la intervención durante la etapa inicial será proporcionar respuesta de emergencia. Dada la naturaleza de la emergencia y nuestra respuesta anterior ante ese tipo de situaciones, se espera mayor apoyo proporcionando alimentos, asistencia sanitaria y mantas. Esto se confirmará después de la evaluación de necesidades.

El director nacional Nanang Dirja está en Palu con miembros del equipo de IR Indonesia y sus socios (Rumah Zakat y PKPU)

Elementos clave que se están distribuyendo a las familias desplazadas:
– Agua mineral
– Lona alquitranada
– Equipos y suministros médicos.
– Gasolina
– Paquetes de comida

También tenemos un automóvil en Palu que se está utilizando para mover cuerpos de quienes han fallecido a los lugares de enterramiento.

Hemos localizado y establecido una pequeña oficina de campo en Palu desde donde se coordinará nuestra operación.

También hemos configurado un generador para proporcionar electricidad, pero entiendo que se están ubicando más generadores ya que hay más necesidad.

El siguiente objetivo principal del equipo en el terreno es establecer una cocina pública. Hoy se está trabajando en esto y el objetivo es tenerlo en funcionamiento hoy.

Establecimos una estación de administración / adquisiciones en Mamuju, West Sulawesi. Esto es aproximadamente 10 horas en automóvil desde Palu (normalmente 3 horas, pero debido a la situación y los bloqueos de carreteras, se tarda mucho más en llegar de Mamuju a Palu), pero es fácil acceder a los suministros.

En el propio Palu, Nanang, el CD ha reunido y discutido nuestros planes con el Coronel, que es el ejército a cargo de la operación en Palu.

Luego de la reunión con el Coronel esta mañana, a Nanag se le dio el visto bueno a los ciudadanos extranjeros para que vinieran a Palu como parte de los esfuerzos de socorro.

Nanang Dirja, director de país de Islamic Relief para Indonesia, dijo:

“Es una situación devastadora, con cadáveres por todas partes, incluso en las playas y en el agua. El trabajo de rescate es una carrera contra el tiempo ya que muchas personas todavía están atrapadas bajo los escombros. En una zona de la ciudad de Palu, 500 casas se han derrumbado y la búsqueda y rescate aún no ha comenzado.

La tierra y los deslaves han cortado las carreteras principales, lo que ha obstaculizado el acceso a las personas que lo necesitan desesperadamente. Estamos escuchando de tantos casos médicos urgentes, como traumatismos craneales y huesos rotos, y muchos de ellos están fuera de nuestro alcance.

No ha habido electricidad durante tres días y el personal de nuestro socio ha estado operando en completa oscuridad. “Miles de personas han quedado sin hogar, refugiándose donde pueden y hay una gran escasez de alimentos, agua y medicinas”.

“Estamos decididos a hacer todo lo que podamos en estas etapas iniciales de emergencia y luego ayudar a las personas a recuperarse y, finalmente, a reconstruir. El impacto de este desastre se sentirá durante los próximos meses y años, mucho después de que se desvanezcan los titulares “.

 

Últimas noticias