viernes, 30 abril , 2021

Cada Ramadán, repartimos alimentos a cientos de miles de personas en diferentes países de Asia, África, Oriente Medio y Europa.

Los paquetes de alimentos proporcionan a las familias artículos de primera necesidad, como harina, pan, arroz y aceite, con los que empiezan y terminan su ayuno. Además, son el sustento para muchas personas que no siempre saben de dónde va a venir su próximo plato de comida.

Este año, nuestro programa de Ramadán está en marcha para distribuir 11.000 paquetes de alimentos a familias vulnerables en Myanmar

La población en Myanmar sufre uno de los conflictos más duraderos en el mundo. Cientos de miles de personas permanecen desplazadas y muchas aún viven en campamentos, sin poder volver a sus hogares. Otros se enfrentan a las restricciones de movilidad como personas apátridas. 

A ello se suma que el país es muy propenso a sufrir desastres naturales. Desde que el Ciclón Nargis devastara las franjas del país en 2008, otras tormentas fuertes, inundaciones repentinas y terremotos han devastado comunidades.

Décadas de inseguridad han dejado a algunos estados en una situación muy crítica, donde las familias no pueden permitirse el acceso ni siquiera a servicios básicos como la sanidad y la educación. Muchos hogares no saben de dónde procederá su siguiente plato de comida. 

Compartimos historias de cómo vuestra generosidad ha ayudado a algunas de los hermanos y hermanas más vulnerables en Myanmar durante Ramadán. 

Apoyando a la familia de Fátima

Fatima

Fátima, madre de cuatro hijos, es de Sittwe, estado de Rakhine. Ella y su marido luchan por sacar adelante a sus hijos. 

Fátima vende una sopa de fideos tradicional en su pueblo y su marido es pescador. Juntos consiguen generar pequeños ingresos, pero no son suficientes para cubrir los gastos de la familia. 

No siempre tienen la certeza de si volverán a disponer de un plato de comida en un mismo día, lo que afecta a su salud y tampoco pueden permitirse ir al médico.

Ramadán es un momento muy especial para Fátima, pero también trae consigo retos

“En ramadán, rezo todo lo que puedo, sin embargo, tengo que seguir trabajando porque vivimos inmersos en la pobreza como muchas familias de la comunidad” 

“Ramadán, para mí, consiste en esforzarse. Antes de esta situación en Myanmar, podíamos comprar carne y comida rica y nutritiva para romper el ayuno, pero ahora los buenos tiempos han desaparecido y dependemos de la ayuda de otros”.

Islamic Relief proporcionó a Fátima y a su familia un paquete de alimentos para disminuir sus preocupaciones por encontrar comida durante el mes sagrado de Ramadán. 

“Este apoyo nos ayuda enormemente. Las cosas están más tranquilas en Ramadán y no tenemos que preocuparnos por la comida porque los paquetes de alimentos de Islamic Relief le darán a mi familia comida suficiente. Islamic Relief es una organización con un gran corazón y con donantes que están llenos de compasión por nosotros, muchas gracias a todos”.

Islamic Relief España © 2021 | Todos los derechos reservados

DONACIÓN RÁPIDA