Caminando solos

Dale un pez a un hombre y comerá un dia; enséñalo a pescar y comerá siempre.

Ayudamos a las personas a conseguir un trabajo y empezar su propio negocio y así poder ganar lo suficiente para comprar comida a sus familias. No solamente les ayudamos a salir del hambre sino también de la pobreza.

En Paquistán, Mohamed Rahim ya no tiene que preopcuparse de si podrá alimentar a sus hijos o no. Le ayudamos a abrir una tienda de comestibles y ahora gana lo suficiente para alimentar a su familia de seis personas.

Ayudamos a Ameen Khan de 28 años a conseguir su propio tuktuk. Ahora lleva a sus vecinos ayudándoles en el comercio y gana suficiente para alimentar a su familia.

Zahida Meersai tiene dos hijas. Le proporcionamos con una máquina de coser después de que las inundaciones del 2010 destruyeran su casa y dejara a toda su familia sin un techo. Ahora ofrece formación de costura para alimentar a su familia y para ayudar a otras a que puedan ganar su propio sustento.

El año pasado ayudamos a 822.283 personas en Paquistán. Mohamed, Ameen y Zahira sólo son tres de los muchos ejemplos de personas a las que apoyamos. Cuando ayudamos a una persona, la comunidad entera prospera…¡haz que tu donación vaya más lejos!