“Cuando recibí la carne fresca, todos se alegraron por poder comer carne durante los próximos días. Islamic Relief nos ayudó en el mes del Ramadán y ahora nos están ayudando de nuevo con el programa Udhiya”.

Husain de 40 años, casado y padre de tres hijos, trabaja como albañil y no tiene ingresos estables en Afghanistán

“Hacemos todo lo lo posible para obtener suficientes ingresos para mantener la casa, pero no hay trabajo y solo dependemos de Allah. La carne no se cocina en nuestra casa desde hace muchos meses.

La carne es uno de los alimentos más importantes que el cuerpo necesita. Pero, lamentablemente, no tengo acceso a este gran regalo de Allah. La falta del consumo de carne está repercutiendo negativamente en mi familia, ya que no tienen suficientes proteínas para desarrollarse y crecer.

Nuestro nivel de vida es bastante bajo, vivimos en un campamento y no tenemos el acceso apropiado al agua potable. También tenemos un gran problema con la electricidad, no siempre está disponible. El mercado está muy lejos de donde vivimos.

Eid Al-Adha es la fiesta del sacrificio y la unión, es una oportunidad para que las personas que viven en condiciones similares a las nuestras obtengan carne fresca de nuestros hermanos musulmanes. Cuando llega el Eid, mis hijos siempre se emocionan por tener la oportunidad de consumir un poco de carne.

Cuando recibí la carne fresca, todos se alegraron por poder comer carne durante los próximos días. Islamic Relief nos ayudó en el mes del Ramadán y ahora nos están ayudando de nuevo con el programa Udhiya.

Aprecio mucho el esfuerzo de todas las personas involucradas en esta labor, que Allah les recompense por toda su ayuda”.

Últimas noticias