A medida que el coronavirus se cobraba vidas y medios de subsistencia, miles de personas dependían de Islamic Relief más que nunca este Ramadán. Zaheer Afzal, el director de Programas Estacionales de Islamic Relief Worldwide, revela cómo adaptamos nuestras distribuciones de Ramadán para proporcionar alimentos de manera segura a casi un millón de personas necesitadas.

Desde su fundación en 1984, Islamic Relief ha estado proporcionado alimentos a familias vulnerables en Ramadán, alcanzando a 908.000 personas en el mes sagrado del año pasado.

Ramadán es siempre una ocasión alegre para las familias musulmanas. Algunos visten sus mejores ropas o atuendos tradicionales cuando acuden al punto de distribución para recoger sus paquetes, se quedan un tiempo charlando con nosotros e intercambiando bromas, felices de no tener que preocuparse por alimentar a su familia durante el mes del ayuno.

Unas semanas antes del brote, nuestros equipos en todo el mundo estaban ansiosos por comenzar las distribuciones de alimentos de Ramadán, como lo suelen hacer todos los años. A nuestro increíble personal y voluntarios les apasiona la oportunidad de poder compartir esta ocasión especial con las comunidades a las que servimos durante todo el año.

Pero este Ramadán ha sido diferente y ha marcado un hito en la historia de respuestas de emergencia de Islamic Relief.

Las familias necesitan ayuda ahora más que nunca

A medida que el coronavirus se propagaba por todo el mundo, nuestros paquetes de alimentos para Ramadán se necesitaban más desesperadamente que nunca. Muchas personas contrajeron la enfermedad o perdieron a sus seres queridos debido a la crisis del COVID-19. Innumerables familias han experimentado una caída en picado de sus ingresos o su total desaparición con la paralización de sus medios de subsistencia.

No obstante, el mes sagrado de Ramadán siguió siendo una ocasión de alegría por la espiritualidad que lo envuelve. Pero también ha supuesto un momento de gran ansiedad y sufrimiento, especialmente en los hogares más necesitados. Ya de por sí luchaban por subsistir, y la pandemia ha agravado extremadamente su situación. Pero Islamic Relief ha trabajado duro para no defraudarles.

Hemos trabajado arduamente para adaptar nuestras distribuciones de Ramadán para asegurarnos de que aún podamos entregar paquetes de alimentos a las familias que los necesitan, y que lo hagamos de manera segura sin poner en peligro a nuestro personal o las personas y comunidades a las que servimos.

Es una gran misión porque la situación es diferente en cada uno de los 33 países que  nuestro programa de Ramadán ha cubierto este año.

En algunos países no hay restricciones de movimiento; otros están comenzando a aliviar las restricciones de forma gradual, mientras que otros aún continúan en confinamiento absoluto.

Preparación de lotes de alimentos en el Líbano
Repartimos alimentos de forma segura

Islamic Relief está trabajando en estrecha colaboración con las autoridades de cada país para asegurarnos de cumplir con sus directrices para hacer frente al COVID-19. Afortunadamente, en la mayoría de los países pudimos distribuir paquetes de alimentos manteniendo la distancia mínima requerida.

Por norma general, distribuimos paquetes de alimentos en los primeros 10 días de Ramadán. Pero este año, la pandemia nos ha obligado a adaptar nuestra labor para evitar generar grandes reuniones de personas. También citamos a las personas para recogieran sus paquetes y les pedimos que acudieran solos para evitar la congregación de muchas personas en un mismo sitio.

En países como Bosnia y Herzegovina, llevamos paquetes de alimentos directamente a los hogares de las personas, mientras que en lugares como Kosovo hicimos llegar los lotes de alimentos a los hogares de las familias a través de correos. En otros lugares donde las entregas a domicilio no ha sido posible, como en Etiopía y Sudán, ofrecimos vales para que las familias pudiesen recoger alimentos de los proveedores con los que trabajamos.

Repartos de alimentos a familias en Kosovo
Tus donaciones han llegado a los colectivos más vulnerables

En estos tiempos difíciles, nos inspira la continua generosidad de nuestra comunidad de donantes, cuyo apoyo nos ha permitido llegar a los hogares de las persona de diferentes países y continentes, para ayudar a los menos afortunados durante el mes sagrado.

Gracias a nuestros donantes, nos estamos adaptando a los desafíos que nos presenta COVID-19. Y, lo que es más importante, lo estamos haciendo de la forma más segura. Nuestra prioridad es y siempre será el bienestar de aquellos a quienes servimos y nuestro dedicado personal y voluntarios.

Con tu generosidad, Islamic Relief continúa respondiendo a la crisis sanitaria.

Islamic Relief España © 2020 | Todos los derechos reservados

DONACIÓN RÁPIDA