viernes, 18 marzo 2022

Islamic Relief conoce de primera mano que las condiciones que enfrentan los maestros y estudiantes en Siria son altamente desafiantes.

Los estudiantes se ven obligados a huir repetidamente debido al conflicto, los maestros no pueden enseñar un plan de estudios completo y muchos padres tienen miedo de enviar a sus hijos a la escuela. Se estima que 6,6 millones de personas- el 97% de las cuales son niños- necesitan asistencia educativa, mientras que el 94% de los niños en edad escolar viven en condiciones educativas extremas o catastróficas, principalmente en Alepo, Idlib y las gobernaciones rurales de Damasco.

Los niños sirios anhelan poder recibir una educación y poder desarrollar sus habilidades y conocimientos para ayudar a reconstruir sus comunidades y su país. 

Sali, de 10 años, nació justo después de que comenzara la crisis en Siria, en el pueblo de Neirab en Idlib. Sus vecinos fueron asesinados mientras ella se escondía debajo de su cama. Sus amigos huyeron a diferentes pueblos y ella también tuvo que hacerlo junto con su familia. El pueblo donde vivía Sali quedó destruido, la escuela demolida y su comunidad destrozada.

Niños pequeños con grandes sueños

A pesar de todo esto, esta valiente niña está decidida a ir a la escuela. Ella, como tantos niños sirios, sabe que la educación es la clave del futuro y que los niños de Siria algún día reconstruirán su país.

 «Mi sueño es ser maestra, para poder enseñar a los niños, cuidarles y poder compensar todo el conocimiento que perdieron durante la crisis”.

Sali, de 10 años
Sali, de 10 años, sólo ha conocido la guerra, pero mira hacia el futuro con esperanza.

Muhamad, de 13 años, también es de Neirab. Durante un bombardeo particularmente intenso en Idlib, los niños salieron de un sótano en el que se resguardaban para encontrar su escuela en ruinas: 5 niños y 4 adultos murieron. Al igual que Sali, Muhamad está decidido a seguir yendo a la escuela, él también quiere ayudar a reconstruir su país.

«Ahora estoy en sexto grado de la escuela primaria, y sueño con ser maestra para contribuir a la educación de estas generaciones que fueron privadas de conocimientos y educación».

Muhamad de 13 años sueña con ser profesor.
Muhamad de 13 años sueña con ser profesor.

Condiciones de enseñanza casi imposibles

Los valientes maestros de Siria están proporcionando a toda una generación de niños la esperanza y visión de un futuro más brillante. A pesar de las condiciones de enseñanza casi imposibles, el coste diario de la crisis y la falta de recursos, materiales y aulas adecuadas en las que enseñar, los maestros de Siria se niegan a rendirse. 

Hassan es uno de ellos. Enseña árabe en la escuela Al-Nairab en Idlib, en el noroeste de Siria. A pesar de la crisis actual, la falta de recursos y el hecho de que muchos maestros trabajan voluntariamente sin remuneración, Hassan se las ha ingeniado para encontrar formas de enseñar a los niños que nunca han conocido la paz, la seguridad o la estabilidad. 

La educación es la esperanza para las futuras generaciones.

Después de que su escuela y su casa quedaran destruidas y la comunidad se viera obligada a huir, Hassan regresó para presenciar escenas indescriptibles de destrucción

«Fue un shock. Estas repetidas escenas impactantes me motivan a quedarme en el país con las personas desplazadas y hacen que decida no irme. La educación es la esperanza para las nuevas generaciones.”

Hassan
Hassan lidia con condiciones de enseñanza casi imposibles para dar a los niños la oportunidad de un futuro más brillante.

Islamic Relief está apoyando a los profesores de Siria

Con Islamic Relief de su lado, los maestros continúan superando obstáculos para proporcionar a los niños de Siria una educación. 

En 2021, ayudamos a más de 28.000 niños sirios a recibir una educación segura y de alta calidad, apoyando a 179 maestros en 72 escuelas. Nuestros fondos proporcionan salarios mensuales a maestros, proporcionan escritorios, ordenadores portátiles e impresoras, artículos de papelería, libros y dietas diarias, así como asesoramiento y apoyo de bienestar para ayudar a las personas traumatizadas por la guerra de los últimos 11 años a aceptar todo lo que han visto y experimentado.

Sali es consciente de  los sacrificios que hacen sus maestros para tratar de proporcionar una buena educación a los niños sirios: «Quiero a mis maestros, les quiero mucho y les deseo felicidad y alegría».

¿Ayudarás a los valientes maestros de Siria? Dona ahora

Islamic Relief España © 2022 | Todos los derechos reservados

DONACIÓN RÁPIDA