viernes, 15 octubre 2021

Durante la temporada de lluvias de 2020, las tormentas afectaron a la mayoría de las localidades de Kordofán Occidental causando inundaciones y la destrucción de casas y propiedades.

Alrededor de 3.183 viviendas y 407 letrinas quedaron destruidas, así como aulas e instalaciones de salud. Más de una docena de fuentes de agua se dañaron o quedaron completamente inhabilitadas, según los informes de la Comisión de Ayuda Humanitaria, HAC y ONG que se presentaron después de una evaluación conjunta realizada en septiembre de 2020. Además, alrededor de un centenar de hectáreas de tierras de cultivo y ganado fueron arrasadas.

Las familias de Kordofán Occidental se quedaron sin refugio y tuvieron que desplazarse, enfrentándose a muchos riesgos, tales como enfermedades. La situación afectó especialmente a mujeres embarazadas, personas mayores y niños. El daño en las instalaciones de agua, como los pozos, obligó a la población afectada a consumir agua contaminada. Además, el colapso de las letrinas dio lugar a un aumento de la defecación al aire libre, malas prácticas de higiene, y la propagación de enfermedades transmitidas por el agua; dando lugar a problemas de seguridad, en particular, para los hogares en los que el cabeza de familia eran mujeres y niñas. En este contexto, se necesitaba asistencia humanitaria urgente para proteger a las poblaciones afectadas en lo que respecta a la provisión de refugio y servicios de agua, saneamiento e higiene.

A continuación Abdulrahman, padre de 14 hijos (7 chicos y 7 chicas), nos cuenta las dificultades a las que se tuvo que enfrentar el año pasado debido a las fuertes lluvias y cómo se benefició del programa de Emergencias de Islamic Relief:

Abdulrahman es un padre de 49 años de 14 niños en la aldea de Wad ElZubeir. Ha sido afectado por inundaciones y perdió su hogar.

«El año pasado hubo fuertes lluvias, lo que por supuesto es una bendición, pero causó muchos daños. Tenía dos casas que fueron destruidas. Me sentí frustrado cuando perdí mi casa ya que somos una gran familia. No teníamos otro lugar a donde ir, llovía mucho y era un momento muy difícil. La casa en la que ahora vivo está hecha de heno. Afortunadamente, no hubo pérdida de vidas ni de ganado. Sólo pudimos salvarnos a nosotros mismos; dejamos todas nuestras pertenencias atrás».

«No puedo mantener a mi gran familia; comemos de lo que plantamos pero tenemos otras necesidades adicionales. No tengo ingresos estables, sobrevivo por la gracia de Dios. Nueve de mis 14 hijos van a la escuela, no puedo pagar las cuotas escolares ni conseguirles un nuevo uniforme escolar. Mi hija, Azza, no pudo graduarse de la escuela secundaria este año porque no tenemos dinero. Los colegios quedaron destruidos por las inundaciones y mis hijos más pequeños no van a la escuela».

«Mis hijos enferman frecuentemente por enfermedades transmitidas por el agua; utilizamos pastillas de purificación de agua que la organización (Islamic Relief) nos facilitó. Ahora bebemos agua potable. No tenemos un hospital en el pueblo y no podemos permitirnos alquilar un coche para ir a la clínica más cercana. A mi hijo, Ahmed, le diagnosticaron una enfermedad del sistema nervioso en abril del año pasado. Gastamos todo lo que teníamos en su tratamiento para poder verle mejorar.  El médico le recetó medicamentos, pero éstos no se encuentran disponibles en El-Nuhoud».

«Alhamdulilah, Islamic Relief, que Dios les bendiga, vino en nuestra ayuda. Distribuyeron lonas de plástico en las que nos refugiamos hasta poder reconstruir nuestras casas. Las familias de los alrededores también tienen lonas de plástico. Estamos bien asentados en términos de refugio y herramientas de limpieza. Les agradezco su apoyo. Espero que continúen ayudándonos en el futuro. 

Este es nuestro hogar (refiriéndose a la aldea de Wad El-Zubier) y no queremos irnos, tan sólo necesitamos más ayuda. Quisiera dar las gracias a los donantes por su asistencia humanitaria a las personas afectadas por las inundaciones. Les deseo éxito». 

Hazte socio por 12€ al mes y ayúdanos a estar preparados para intervenir con mayor eficacia y rapidez ante cualquier emergencia como la de Kordofán.

Tus pequeños gestos cambian el mundo

Islamic Relief España © 2022 | Todos los derechos reservados

DONACIÓN RÁPIDA