Gaza bajo bloqueo y con un nuevo confinamiento

Martes, 2 de Septiembre de 2020.

La crisis del COVID-19 continúa expandiéndose como una bola de nieve. Me preocupa que se convierta en una avalancha que nos alcance a todos, advierte Muneeb Abu-Ghazaleh, director nacional de Islamic Relief en los territorios palestinos ocupados.

El bloqueo de Gaza ha causado mucho sufrimiento a lo largo de los años, pero ha tenido un beneficio inesperado: ha servido para mantener alejado al coronavirus, hasta hace unos días. A las personas con síntomas se les puso en cuarentena de forma inmediata. De esta forma, los casos estaban contenidos dentro de los centros de cuarentena.

“Resulta que el bloqueo tiene un beneficio”, comentaba la gente con sarcasmo. Lamentablemente, los habitantes de Gaza ya no tienen ni siquiera ese pequeño consuelo ahora. Aproximadamente a las 8 pm del lunes 24 de agosto, escuché la noticia de que se habían confirmado cuatro casos de Covid-19 fuera de los centros de cuarentena.

Niños caminando por las calles de Gaza

Toda la población entró en pánico

Esperando el confinamiento, muchas personas corrieron a las tiendas de alimentos y panaderías para comprar comida. A las 11 de la noche se anunció un toque de queda de 48 horas. Algunas personas pudieron obtener los suministros que necesitaban antes de que las tiendas se vieran obligadas a cerrar, y otras en cambio no lo lograron. Yo fui uno de los desafortunados. Fui al supermercado donde suelo ir a comprar pan a diario; los estantes estaban vacíos. Luego fui a una panadería y encontré una larga cola desde la calle. Me pasé por más tiendas y todas estaban igual. Decidí comprar trigo y hacer pan en casa.

A pesar de las advertencias y las historias que leemos de otras partes del mundo, el confinamiento nos pilló por sorpresa. Solo Dios sabe cuánto tiempo continuará.

Muneeb Abu-Ghazaleh, director nacional de Islamic Relief en los territorios palestinos ocupados
Muneeb Abu-Ghazaleh, director nacional de Islamic Relief en los territorios palestinos ocupados

Una crisis invisible que inflige más heridas en Gaza

A diferencia de cualquier otra crisis que haya afectado a Gaza con anterioridad, la crisis de Covid-19 es invisible. Es como una bola de nieve que sigue expandiéndose. Me preocupa que se convierta en una avalancha que nos alcance a todos.

Gaza ya de por sí está agotada después de 13 años de un bloqueo muy estricto, impuesto a dos millones de personas, la mitad de las cuales son niños. La economía se ha derrumbado y el sistema sanitario está al borde del colapso.

La situación está empeorando. Gaza, ya de por sí, disponía de apenas ocho horas de electricidad cada 24 horas; lo cual supone la ausencia de suministros de agua y, por consiguiente, contaminación y propagación de enfermedades. El aumento de las restricciones en el cruce fronterizo principal esta última semana ha desembocado en una mayor escasez de combustible. Ahora, tan sólo disponemos de cuatro o cinco horas de electricidad al día.

Las juntas de distrito y las instituciones de servicios públicos han estado pidiendo a Islamic Relief que les proporcione combustible para los generadores. No obstante, las necesidades aquí son tan grandes que no tenemos los recursos para poder responder a sus peticiones además de la labor que realizamos.

Islamic Relief se focaliza en proporcionar alimentos a las familias en cuarentena. Se estima que en torno a 50.000 familias sufran inseguridad alimentaria con la pérdida de ingresos por el confinamiento. Se han confirmado casos de coronavirus en el hospital central de la Franja de Gaza.

 

Las familias se enfrentan a una pobreza y sufrimiento cada vez mayores

Mis hijos, como muchos otros estudiantes, ya han perdido la mitad del último año desde que se cerraron los colegios para frenar la propagación del virus. Ahora que ha comenzado el nuevo curso escolar esperábamos que los niños pudieran retomar sus estudios, pero con el coronavirus presente en nuestras comunidades, las escuelas han vuelto a cerrar.

No solo me preocupa su formación paralizada, sino también, el estrés que sufren los niños durante por estar encerrados en casa – y, ¡por supuesto!, la ansiedad que el ambiente  genera en los padres y tutores. Los niños más pequeños son más fáciles de tratar, pero los adolescentes se sienten socialmente aislados por el confinamiento.

Como trabajador humanitario y padre, me preocupa cómo las personas más vulnerables sobrevivirán al confinamiento. Creo que no más del 20% de los habitantes de Gaza han podido abastecerse en las horas previas al cierre. El resto, los más vulnerables, las personas mayores, las personas con discapacidad, se han quedado sin suministros.

Muchas personas dependen de la caridad para satisfacer sus necesidades básicas. Sin neveras ni electricidad, no tienen forma de almacenar alimentos frescos. En circunstancias normales, Islamic Relief sería un apoyo para estos hogares, pero nuestras operaciones han quedado suspendidas por el confinamiento y las tiendas están cerradas.

¿Cómo comerán y alimentarán a sus hijos ahora? ¿Cómo las personas mayores y los enfermos obtendrán la medicación que necesitan? Me gustaría ayudarles.

Islamic Relief ayudará a quien lo necesite

El equipo de emergencia de Islamic Relief está intentando conseguir las autorizaciones pertinentes para trabajar en esta crisis como lo hemos hecho en todas las demás emergencias, y haremos lo que podamos para proporcionar a las familias alimentos y equipar a los hospitales con suministros esenciales.

Durante meses, hemos proporcionado alimentos ricos en nutrientes diariamente a pacientes con cáncer a quienes los hospitales no podían alimentar. Durante una de mis visitas al hospital, una mujer me dijo: “Nunca tuve una comida tan deliciosa como ésta. Doy gracias a Dios por enviarnos a Islamic Relief”.

Estoy decidido a encontrar la manera de reanudar la provisión de estas comidas. Dios sabe que estos pacientes están sufriendo mucho; no deberían tener que pasar hambre también.

Con nuestra sólida red de socios locales en toda la Franja de Gaza y con estrictas medidas de protección y precaución, Islamic Relief debe asumir el riesgo calculado y salir a ayudar.

Desde marzo, proporcionamos alimentos y agua todos los días a las personas en cuarentena, incluidos los paquetes de alimentos en el mes de Ramadán. Hemos proporcionado materiales desinfectantes a escuelas y lugares públicos. También estamos proporcionando camas para la UCI del hospital.

Ahora, con los nuevos casos descubiertos dentro de las comunidades y el confinamiento, Islamic Relief pronto comenzará a trabajar para cubrir las necesidades básicas de  las familias vulnerables nuevamente, así como para brindar apoyo a los centros de salud para que puedan continuar brindando servicios esenciales a la comunidad.

Islamic Relief nunca ha defraudado al pueblo de Gaza, en cada crisis, e in sha’ Allah también saldremos de esta.

Islamic Relief España © 2020 | Todos los derechos reservados

DONACIÓN RÁPIDA