Tus donaciones en 2016/17 marcaron la diferencia en la vida de millones de personas en el mundo de esta manera:

No podíamos empezar el nuevo año sin antes recordarte la diferencia que continúas marcando en la vida de millones de personas a diario. Detrás de cada cifra se esconde una cara, un alma, una historia, una vida.

Alhamdulillah, gracias a tu apoyo, hemos logrado salvar millones de vidas en 2016. Durante el mes sagrado de Ramadán más de 1,25 millones de personas en 31 países pudieron romper el ayuno con alimentos saludables. Cada paquete de alimentos podía alimentar a una familia entera durante todo un mes. Más de 3,3 millones de personas en 33 países pudieron celebrar el Eid Al Adha (la fiesta del Sacrificio), la única ocasión que muchas familias tienen para comer carne en todo el año. Gracias a tus aportaciones, recibieron carne de Udhiya y disfrutaron de un día de celebración, en el que entregamos regalos de Eid a los más pequeños.

A pesar de las dificultades vividas a raíz de la extensión del conflicto en Siria, logramos devolver la esperanza a 3,37 millones de personas en 2016 dentro del país, en zonas como Ghouta, Alepo y Madaya. De igual manera, en países vecinos como Líbano, Jordania e Irak respondimos a las necesidades de millones de refugiados que huyen de la violencia, proporcionándoles alimentosaguaviviendasaludeducación y apoyo psicológico.

En Yemen, hemos proporcionado ayuda humanitaria de emergencia a más de 1.6 millones de personas y, a día de hoy, seguimos actuando sobre el terreno garantizando una respuesta de emergencia a la epidemia de cólera que asola el país. Hasta la fecha, Islamic Relief es la ONG que mayor ayuda facilita sobre el terreno, en Yemen.

En Myanmar, brindamos ayuda a 22.600 personas desplazadas durante 2016 y la labor sobre el terreno continúa suministrando alimentos, kits de higiene, refugios y atención médica. Actuamos tanto en el interior del país como en Bangladesh, a donde miles de refugiados huyen en busca de protección y refugio ante la escalada de la violencia.

Más de 888.000 personas pudieron tener acceso a agua potable y saneamiento, un derecho humano. Los sistemas de bombeo de agua y de irrigación así como la maquinaria agrícola ecológica sacaron a muchas personas de la pobreza y salvaron vidas durante las sequías y la hambruna en el este de África.

Todo ello no hubiera sido posible sin tu apoyo. ¡Por lo que, gracias por creer en nosotros!