¿Por qué es diferente esta crisis de sequía?

La región oriental del continente africano atraviesa una crisis humanitaria sin precedentes. Este año, por cuarta vez consecutiva, no ha habido una temporada de lluvias, y se espera una nueva estación seca el próximo año.

La crisis climática y las emergencias relacionadas (invasión de langostas, conflictos, inflación) están llevando al límite a comunidades enteras de la región. 8,4 millones de personas en Etiopía, Somalia y Kenia están experimentando altos niveles de inseguridad alimentaria y más de 7,1 millones de niños (fuente: UNICEF) están gravemente desnutridos.

La crisis de la sequía también está afectando al ganado, el cual es esencial para el sustento de estas comunidades, actualmente hay más de 7 millones de animales muriendo en la región.

La falta de recursos ha obligado a más de 1 millón de personas a desplazarse. En Somalia 805 mil personas han tenido que abandonar sus hogares, en el sur de Etiopía 286 mil personas se han trasladado en busca de mejores condiciones de vida, mientras que en las regiones de ASAL; en Kenia, los pastores se ven obligados a viajar largas distancias para encontrar agua y pastos para el ganado, provocando conflictos para apoderarse de los recursos muy limitados.

Los precios de los alimentos y los bienes básicos están aumentando en muchas zonas afectadas por la sequía. El coste de un paquete de alimentos ya ha aumentado en un 66% en Etiopía y un 36% en Somalia, dejando a familias enteras incapaces de adquirir alimentos y materias primas.

En estas condiciones críticas, los riesgos de violencia de género, incluida la violencia sexual y la explotación sexual, también aumentan; así como disminuye drásticamente el acceso a la educación. En algunas comunidades, las familias han dejado de enviar a las niñas a la escuela, priorizando a los niños porque no pueden pagar la matrícula.

En Somalia, la emergencia por la sequía ha interrumpido la educación de 1,4 millones de niños, de los cuales 420.000 corren el riesgo de abandonar la escuela. En Etiopía, más de 2.000 escuelas han cerrado, lo que afecta a más de 682.000 estudiantes.

La respuesta de Islamic Relief en la región continúa.

A pesar de la gravedad de la situación, los llamadas actuales para responder a la sequía siguen sin recibir fondos suficientes por parte de la comunidad internacional. La respuesta de Islamic Relief en la región continúa; desde septiembre de 2021 se ha llegado a 167.852 personas. Nuestros equipos sobre el terreno, en los diversos países afectados, están trabajando en estrecha colaboración con los grupos humanitarios de la región para coordinar mejor la respuesta a corto, mediano y largo plazo.

Si bien el objetivo principal siempre sigue siendo prevenir la pérdida de vidas humanas, dando prioridad a las comunidades más afectadas, Islamic Relief está actuando a través de una respuesta multisectorial integrada a la emergencia, que se centra en las comunidades que reciben la ayuda y proporciona diferentes intervenciones, destinadas a responder a las diversas necesidades presentes.

Estamos construyendo sistemas de agua sostenibles, para proporcionar agua potable a las comunidades y el ganado, pero también para apoyar el riego de los campos y las actividades de subsistencia de las familias afectadas por la crisis.

Islamic Relief también está distribuyendo paquetes de alimentos y apoyo financiero a las familias que no disponen de medios de vida, así como atención médica en respuesta al creciente número de casos de desnutrición aguda y otras enfermedades relacionadas con el agua contaminada.

Islamic Relief España © 2022 | Todos los derechos reservados

DONACIÓN RÁPIDA