jueves septiembre 8, 2022

El nuevo análisis de seguridad alimentaria de hoy en Somalia debe ser la última llamada de atención a la comunidad internacional para que actúe ahora y evite que el país caiga en una hambruna.

Islamic Relief advierte que cientos de miles de vidas están en peligro a menos que más ayuda llegue urgentemente a las personas sobre el terreno.

Dado que el análisis muestra que la gente ya se está muriendo de hambre y que es probable que la hambruna afecte a algunas partes del país en las próximas semanas, esperar hasta entonces sería un retraso vergonzoso. Más de 260.000 personas murieron de hambruna en 2011, y aproximadamente la mitad de ellas ya habían muerto cuando la crisis se declaró oficialmente como hambruna.

Cuatro temporadas de lluvias fallidas consecutivas, fue la peor sequía de la región en 40 años. La sequía acabó con los cultivos y el ganado, obligando así a más de 1 millón de somalíes a abandonar sus hogares en una búsqueda desesperada de alimentos y agua. El 66% de los que huyen son niños. Sin embargo, la respuesta internacional ha sido, y sigue siendo, demasiado lenta. También se prevé que la próxima temporada de lluvias será escasa.

Waseem Ahmad, CEO de Islamic Relief Worldwide, dice:

“Hay una opción clara: actuar ahora para obtener más ayuda sobre el terreno y salvar vidas, o muchas personas morirán. Las crudas cifras de hoy deben impulsar a los donantes a la acción. Sin un aumento urgente de la ayuda, cientos de miles de vidas corren peligro.

“El mundo no debe esperar a que se declare la hambruna, debemos hacer todo lo posible para evitarla. Los trabajadores humanitarios y las familias en Somalia ya saben que la gente se muere de hambre, y que los niños y los ancianos se enfrentan a un dolor y un sufrimiento particularmente agudos. En un solo campamento de Baidoa se dice que más de 300 niños han muerto en los últimos tres meses. Los trabajadores humanitarios de Islamic Relief se han encontrado con familias que caminan durante días bajo un calor abrasador para llegar a los campamentos con la esperanza de recibir ayuda para salvarles la vida; sin embargo, cuando llegan, simplemente no hay suficiente comida para todos y las enfermedades abundan. Niños y ancianos han muerto de hambre y sed en el trayecto, mientras que mujeres y niñas corren el riesgo de ser atacadas mientras caminan kilómetros solas.

“En este momento estamos viendo desastres relacionados con el clima sin precedentes en todo el mundo. Desde las peores inundaciones que se recuerdan en Pakistán hasta la peor sequía en décadas en Somalia, a menudo son las personas que menos contribuyen al cambio climático las que sufren las consecuencias más graves. Necesitamos un compromiso global real para abordar la crisis climática y lo necesitamos con urgencia”.

Madre con su niño en Somalia
Una madre sostiene a su hijo para darle el pecho.

Nuestra respuesta en Somalia

En Somalia, las organizaciones humanitarias locales, nacionales e internacionales están llegando a las comunidades más necesitadas y la evidencia muestra claramente que cuando se protegen los medios de vida y el ganado, es mucho menos probable que las personas caigan en hambruna.
Islamic Relief está sobre el terreno en Somalia, y en otras partes del Cuerno de África afectadas por la sequía, proporcionando alimentos, agua, dinero en efectivo y atención médica. Hasta ahora, Islamic Relief ha ayudado a más de 167.000 personas en la región, pero sigue luchando por recaudar fondos suficientes para ampliar aún más la respuesta, ya que la crisis ha recibido poca atención.

Islamic Relief está pidiendo un aumento inmediato de la ayuda humanitaria para salvar vidas ahora. La comunidad internacional también debe ayudar a las comunidades a hacer frente a las consecuencias a largo plazo de la sequía en los medios de subsistencia y la forma de vida de las personas, además de fortalecer la resiliencia de las comunidades frente al cambio climático.

Islamic Relief España © 2022 | Todos los derechos reservados

DONACIÓN RÁPIDA