Islamic Relief se compromete a destinar 10 millones de dólares en la lucha global contra el Coronavirus

Islamic Relief está destinando millones de dólares para brindar asistencia por la crisis sanitaria actual en más de 20 países en riesgo, en un intento por detener la propagación del coronavirus, ayudar a las personas infectadas y ofrecer soporte a las comunidades vulnerables, que son las más afectadas.

Asistencia sanitaria de emergencia para comunidades en alto riesgo

Miles de kits de higiene que contienen artículos esenciales como desinfectantes de manos, mascarillas quirúrgicas y termómetros ya se han entregado a comunidades en alto riesgo en países como Siria y Afganistán, donde el sistema sanitario se ha derrumbado debido al conflicto.

La próxima semana, se proporcionará equipamiento sanitario, como respiradores, kits de laboratorio y máquinas portátiles de rayos X, a países como Pakistán, donde muchos carecen de acceso a una atención sanitaria de calidad. Para las personas que han perdido sus empleos y fuentes de ingresos en países de bajos y medianos ingresos sin redes de seguridad social, también, se proporcionarán ayudas económicas para que puedan comprar productos básicos como alimentos y medicinas.

Una campaña de sensibilización global con orientación religiosa

Al mismo tiempo, se lanzarán grandes campañas de sensibilización para informar a las personas sobre cómo se propaga el virus y cómo protegerse mediante la adopción de buenas prácticas de higiene y siguiendo las indicaciones de las autoridades de sus respectivos países.

Estos serán respaldados por nuestros materiales de información sobre prácticas religiosas seguras que han sido especialmente diseñados por nuestro personal con la guía de académicos religiosos destacados. Guiados por nuestra experiencia con la respuesta al ébola, la información para las comunidades musulmanas se focalizará en combatir informaciones erróneas sobre asuntos religiosos y visibilizar la obligación religiosa de detener la propagación de la enfermedad tomando las medidas pertinentes como la suspensión de actos litúrgicos en congregación en áreas de alto riesgo.

La guía también analiza la adaptación de ciertas prácticas, como los ritos funerarios, asegurando que estos puedan realizarse respetuosamente y de acuerdo con la costumbre islámica, sin poner en peligro a quienes están luchando al frente contra la crisis.

Ahora es momento de ser generosos

“El mundo nunca antes se había enfrentado a una amenaza como ésta y es imprescindible que tomemos medidas rápidas en múltiples frentes para detener la propagación de la enfermedad y disminuir su impacto en las comunidades más vulnerables que corren el riesgo de verse completamente devastadas como consecuencia”, informa Naser Haghamed, CEO de Islamic Relief Worldwide, la mayor organización benéfica islámica del mundo que trabaja en más de 40 países.

“Gracias a la generosidad de nuestros socios y simpatizantes, me enorgullece afirmar que la familia de Islamic Relief ya ha destinado más de 5 millones de dólares a fondos de emergencia para comunidades vulnerables”.

El financiamiento es parte de un compromiso mucho mayor que busca destinar hasta 10 millones de dólares en el próximo período para abordar varios aspectos de la crisis del COVID-19.

“Por lo general, somos muy prudentes con las cantidades que prometemos para tales crisis, pero estoy seguro de que gracias a la generosidad de nuestros donantes, la familia global de Islamic Relief pronto asegurará múltiples pliegues de esta cantidad mediante nuestros socios. Ello nos permitirá aumentar la escala y expandir nuestro apoyo en todo el mundo”, añade Haghamed.

Ahora es tiempo de trabajar juntos

Junto con su propia respuesta a esta emergencia, Islamic Relief está tratando de integrar su respuesta en un enfoque multilateral y está trabajando a nivel global y local con agencias de la ONU, incluyendo la OMS, UNICEF, ACNUR, PMA y gobiernos locales para apoyar sus respuestas sanitarias.

Con el virus afectando a países ricos y pobres por igual, el apoyo de Islamic Relief se dividirá entre los países más pobres que no están preparados para hacer frente y aquellos en los que, por ahora, el coronavirus se ha cobrado la mayor cantidad de vidas e infectado a un gran número de personas.

“El coronavirus es un verdadero desafío global, que requiere una solución verdaderamente global, y las consecuencias de no actuar conjuntamente serán absolutamente terribles”, dijo Haghamed.

“Desde equipar salas de aislamiento en Yemen hasta proporcionar kits de higiene a refugios para personas sin hogar en Canadá, estamos haciendo todo lo posible para apoyar a las numerosas comunidades en riesgo con las que trabajamos”.

Un llamado a la paz y compromisos de financiación

“Sin embargo, la magnitud de la crisis no tiene precedentes y será necesario hacer mucho más si queremos superarla. Para combatir este virus, el mundo necesita desplegar todas las herramientas de sus arsenales”, comenta Haghamed.

“En el frente diplomático, necesitamos con urgencia un alto el fuego global respaldado por el Secretario General de la ONU, para que las bombas y las balas en lugares como Siria no nos impidan detener la propagación de la enfermedad en el país.

“En el frente de la financiación, también necesitamos que los gobiernos y las Naciones Unidas den un paso adelante y garanticen que se cumpla el fondo global de la ONU de 2 mil millones para la lucha contra el Coronavirus. La ONU también debe asignar el 30 por ciento de estos fondos a organizaciones benéficas internacionales y locales que con demasiada frecuencia están en la primera línea de esta crisis, pero hasta la fecha solo se les ha otorgado el cinco por ciento de los fondos de emergencia de la ONU.

“Como muestran nuestras promesas y llamamientos para la financiación, Islamic Relief se compromete a hacer lo que esté en sus manos. Aunque parezca que los muros se derrumban sobre nosotros, debemos recordar a los menos afortunados que corren el riesgo de perder no solo sus medios de vida, sino también sus vidas”.

Tú puedes ayudar a marcar la diferencia. Tu donación puede ayudar a salvar vidas.