La amenaza de otros tsunamis, terremotos o las erupciones adicionales no se puede descartar

Nanang Dirja, el director ejecutivo de Islamic Relief Indonesia, nos cuenta:

Las familias siguen aterradas (algunas han perdido a sus seres queridos y otras, sus hogares). Lamentablemente, no se puede descartar la amenaza de otro tsunami, terremoto o una erupción más grande del volcán Anak Krakatau.”

“Mientras algunas personas han empezado a regresar a sus poblados, otros nos dicen que no se ven preparados para enfrentar la cruda realidad: los escombros de lo que una vez fueron sus hogares.

Su último recuerdo del lugar al que una vez llamaron hogar es el estruendoso sonido de algo aproximándose a gran velocidad en la oscuridad. Nadie sabía de qué huía, pero todos eran conscientes de que debían correr lo más rápido que pudieran. El impacto de este suceso permanecerá atormentándoles durante años, e incluso el resto de sus vidas.

Mi hijo estaba por la zona, en una escapada de fin de semana para muchos indonesios, cuando ocurrió la catástrofe. Subió corriendo la colina, dejando sus pertenencias atrás. No pude alcanzarle ni a sus amigos hasta horas después. Fue muy duro no pensar lo peor.

Afortunadamente, ahora está a salvo en casa. Este suceso nos ha recordado el peligro constante que acecha la vida de millones de indonesios a diario. La mayoría de las veces tratamos de olvidarlo. Sin embargo, hay veces en las que nos vemos obligados a hacer frente a nuestras fragilidades ante desastres naturales como terremotos y erupciones volcánicas.

Solo en este año, hemos vivido varias catástrofes: el terremoto de Lombok en agosto donde más de 100 personas fallecieron, el devastador terremoto y maremoto de Sulawesi que se cobró más de 2.000 vidas y, ahora, el último tsunami donde han muerto aproximadamente 280 personas. Decenas de miles de personas están heridas y muchas más han perdido sus hogares, y consecuentemente, desplazadas de manera forzosa.

Islamic Relief Indonesia, junto a sus colaboradores locales, ha estado sobre el terreno durante todas estas emergencias, proporcionando alimentos y asistencia sanitaria los primeros días y las primeras semanas tras la tragedia. Pasando, después, a desplegar tiendas de campaña y a reconstruir colegios para satisfacer sus necesidades a largo plazo.

En estos momentos estamos distribuyendo alimentos, agua, mantas y otros suplementos esenciales a los desplazados por el tsunami que tuvo lugar el fin de semana y continuaremos apoyando a las familias necesitadas en la provincia de Tanjung Lesung-Benten.

Aún así, tenemos que estar constantemente en alerta ante nuevos desastres y también garantizar que nuestros equipos estén bien preparados. Como los indonesios bien saben, serias calamidades pueden ocurrir en cualquier momento”.

Islamic Relief está ayudando familias en desesperada necesidad debido a un terrible tsunami en Indonesia, suministrando comida, agua y mantas a los desplazados.

También proporcionamos medicinas y otros suministros básicos a los supervivientes del desastre, que se encontraban en lugares turísticos del estrecho de la Sonda, durante la noche del sábado.

Se cree que fue causado por deslizamientos bajo agua seguidos de erupciones volcánicas. Las fuertes olas rompieron alrededor de las 21:20h. No hubo previo aviso.

Más de 280 personas han fallecido, más de 1.000 han resultado heridas y más de 11.000 han sido desplazadas. Con personas aún desaparecidas, se espera que el número de víctimas aumente.

Testigos presenciales informaron que los coches fueron arrojados como juguetes. Las familias que IR ha estado ayudando nos cuentan cómo corrieron por las colinas cuando vieron la ola masiva aproximarse.

La gente dice que corrieron de sus casas bajo la lluvia torrencial presas del pánico. Algunos han comenzado a regresar pero otros temen lo que puedan encontrarse. Están preocupados por sus seres queridos y vecinos que no fueron capaces de escapar de la destrucción.

Respondiendo a una emergencia en curso

En tres regiones: Pandeglang, Lampung sur y las playas Serang, se cree que cientos de casas y construcciones han sido destruidas y dañadas. La Agencia Indonesia de Gestión Sobre Desastres ha reportado daños en hoteles, establecimientos de comida y 350 embarcaciones- todo ello fuente vital de sustento para la vida local.

La escala del desastre continúa en aumento, pero ahora mismo las necesidades más urgentes son comida, asilo, asistencia sanitaria y artículos esenciales como kits de higiene.

Los supervivientes están siendo socorridos por equipos de emergencia de Islamic Relief Indonesia y nuestro socio local PKPU.

 

El último desastre devastador en Indonesia.

Se cree que el tsunami fue inducido por un colapso lateral bajo agua del volcán Anak Krakatoa. El volcán ha entrado en erupción durante todo el año y se ha reactivado este fin de semana.

Es el último de una serie de desastres que ha golpeado Indonesia. Hace tres meses, un terremoto provocó un tsunami y deslizamientos de tierra, los cuales han causado la muerte de más de 2.000 personas.

Además de proporcionar suministros humanitarios después del desastre de septiembre, Islamic Relief ha estado ayudando a familias locales a recuperar sus medios de vida una vez más y estamos comprometidos a construir refugios y una escuela.

Islamic Relief, que ha brindado un apoyo humanitario crítico en Indonesia desde el año 2.000, permanece en alerta ante futuros desastres.