La historia de un superviviente: Pak Sakom

¿Alguna vez has pensado que una nevera podría tener otros usos además de conservar los alimentos?

Esta es una historia de cómo una nevera salvó a una familia de cuatro miembros durante el tsunami que azotó la provincia de Banten el pasado 22 de diciembre de 2018.

Pak Sakom, de 45 años, tiene un puesto de venta de accesorios en la playa de Betako. Aquella noche, la luna brillaba, mientras familias paseaban por la playa disfrutando de una bonita velada. Pak Sakom sonreía al pensar en su esposa y sus dos hijas en casa, a solo 300 metros de la playa. Mientras atendía su puesto sentado, contemplaba la luz que emanaba de una luna llena. De repente, escuchó un estruendo procedente del Monte Anak Krakatau.

 

“El sonido se está intensificando”, se dijo a sí mismo.

Miró al mar y se dio cuenta de que algo iba mal. ¡Se aproximaba un tsunami!

Corrió a su casa mientras pensaba en su esposa y sus dos hijas, una de de las cuales sufre una parálisis. La evacuación iba a resultar muy difícil.

“¡Corred! El tsunami cada vez está más cerca”, gritó a su familia cuando llegó a su casa.

Pero ya era demasiado tarde. El agua, de unos 3 metros de altura, inundaba toda la casa y sus pertenencias.

“¡Mamá! ¡Papá! ¡Ayúdadme! ”, sollozaba su hija paralítica de 16 años mientras pedía ayuda.

La rápida reacción de Pak Sakom salvó a la familia. Se agarró a la nevera que estaba flotando frente a él y llamó a su familia.

“¡Sujetaos a esto!”, gritó.

Pak Sakom metió dentro de la nevera a sus dos hijas, mientras él y su esposa se agarraban al electrodoméstico.

“Sobreviviremos si Dios quiere, confiad en mí” les decía Pak Sakom intentando calmar a su familia. Su esposa permaneció en silencio desde el primer momento. Él era consciente de que lo aterrada que estaba su mujer, pero ella trató de mantener la compostura frente a sus hijas.

Afortunadamente, llegaron a un lugar alto agarrados a la nevera.

Miraron hacia atrás y no quedaba rastro de su casa.

“Papá, ¿qué vamos a hacer ahora? No nos queda nada. Ya no tenemos un hogar.”

Pak Sakom le dio una palmada en la espalda y le dijo: “No te preocupes. Lo importante es que sobrevivamos”.

Cogió a su hija paralítica y, junto con su familia, se encaminaron hasta la aldea más cercana, a donde el tsunami no había llegado.

 

El 25 de diciembre de 2018, mientras mi equipo y yo evaluábamos las necesidades de los supervivientes en Krakatau Radio, una emisora de radio en el distrito de Pandeglang convertida en un refugio temporal, vi a una pareja caminar hacia la multitud. Uno de los supervivientes nos dijo:

“Aquel es mi amigo y su esposa. Su familia logró sobrevivir gracias a una nevera.”