fbpx

La tormenta Norma inunda los campamentos de refugiados sirios en el Líbano. Las condiciones climáticas empeorarán.

La gente está enferma. Hay agua por todas partes. No podemos dormir por la noche. Han pasado ya tres días. Pasamos las noches en vela, observando a nuestros hijos sin poder hacer nada por ellos. La situación es tremendamente complicada “. – Juriya, de 34 años de edad, en el valle de Bekaa

Lunes 14 de enero de 2019

El mal temporal en el Líbano ha dejado a miles de refugiados sirios sin refugio ni protección, a medida que los fuertes vientos, las lluvias torrenciales y las nevadas azotaron el país la semana pasada, arrasando cientos de tiendas y asentamientos improvisados.

La tormenta Norma, ha causado daños de infraestructura, en carreteras y viviendas en todo el Líbano, comenzó el 6 de enero y más de 150 campamentos de refugiados en Akkar y el valle de Bekaa se han visto afectados. Al menos 70.000 refugiados, de los cuales más de la mitad son niños y mujeres, están en riesgo.

Nidal Ali, portavoz de Islamic Relief en el Líbano, nos comenta:

La situación es absolutamente grave. La gente se está congelando, muchos han perdido sus casas ya de por sí endebles y ahora se encuentran al intemperie sin ningún tipo de protección. Donde quiera que vaya la gente está fría, mojada y enferma. Nadie puede dormir en estas condiciones.

Muchas de las personas afectadas ya han sufrido el horror de la guerra, han perdido sus hogares y sus empleos. Y, ahora, son víctimas de este temporal. Estamos muy preocupados por lo que sucederá en los próximos días si las condiciones climáticas no cambian”.

Islamic Relief está respondiendo, repartiendo mantas, combustible y paquetes de alimentos. En los próximos días, la organización instalará bombas de agua para controlar las inundaciones, reparar carpas y reemplazar los colchones; repartirá dinero en efectivo para que las personas puedan comprar rápidamente lo que más necesitan.

 


Contexto

El Líbano comenzó a sentir los efectos de una fuerte tormenta el domingo 6 de enero de 2019. Se registraron lluvias torrenciales, vientos fuertes y bajas temperaturas en todo el Líbano. Algunas regiones se vieron afectadas por inundaciones, deslizamientos y fuertes nevadas. Durante la última semana, el acceso a los campamentos afectados quedó restringido, por lo que Islamic Relief Líbano ha estado trabajando estrechamente con ACNUR y las CBO para evaluar la situación y recopilar datos para la intervención. Además, dado que Islamic Relief Líbano no está operativo en algunos de los campamentos afectados, hacemos un llamamiento de emergencia con la información que nuestros socios locales nos han enviado para intervenir.

La tormenta “Norma” ha causado daños de infraestructura, en carreteras y viviendas en todo el Líbano, poniendo en riesgo a, al menos, 70.000 refugiados, de los cuales más de la mitad son niños, según las últimas actualizaciones humanitarias.

Este invierno está siendo uno de los más difíciles para miles de familias sirias desplazadas, que buscan refugio en el Líbano. Más de 11.000 se han visto afectados por una ola de nieve, lluvias torrenciales y fuertes vientos en el Líbano que han obligado a muchos a abandonar sus tiendas, ya de por sí empobrecidas.

Se está poniendo en marcha una respuesta de emergencia ante las extremas condiciones climáticas, ya que los fuertes vientos, la lluvia y la nieve en el Líbano continúan repercutiendo en la vida de muchas personas, especialmente en los campamentos de refugiados. Hasta la fecha, 151 asentamientos informales en todo el país se han visto fuertemente afectados. Un niño ha desaparecido.

“Teníamos mucho miedo de que el fuerte viento derribara nuestras tiendas de campaña. Las goteras nos obligaban a movernos de un lugar a otro mientras intentábamos dormir”, nos cuenta Samira, una refugiada siria en el valle de Bekaa en el Líbano.

 

La respuesta de Islamic Relief

Islamic Relief Lebanon (IRL) contribuirá a proporcionar una respuesta de emergencia ante esta crisis climática para los refugiados afectados en los campamentos, en diferentes áreas del Líbano, con el propósito de garantizarles tener los medios para sobrevivir al duro clima.

IRL trabajará en las siguientes áreas como respuesta a esta crisis:

Bombeo de agua en los asentamientos afectados: esta es la forma más inmediata de reducir el impacto de la tormenta para comenzar la distribución. ACNUR, junto a otras organizaciones, solicita ayuda a otros socios para acelerar el proceso.

Reparación o sustitución de tiendas de campaña (lonas impermeables, kits de juntas, bases de fijación, mantas, colchones, paquetes de alimentos)

Reparto de dinero en efectivo a las familias afectadas: esta es la forma más rápida y apropiada de abordar la necesidad dentro de los campamentos.

IRL, en colaboración con ACNUR, otras organizaciones y los organismos gubernamentales responsables, se está movilizando y llevando a cabo un seguimiento profundos para estar al día sobre la situación actual. Asimismo, IRL dispone de las listas de beneficiarios y las ubicaciones para la intervención, y posiblemente trabajará con ACNUR como socio principal para esta intervención debido a su acceso y cobertura gubernamental en estas áreas.

Sin embargo, la respuesta de emergencia puede sufrir retrasos en su implementación hasta que no obtengamos la aprobación de las autoridades.