lunes septiembre 6, 2021

Wesam es agricultor en la parte sur de la Franja de Gaza.

Ganarse la vida como agricultor es un trabajo duro en todas partes del mundo, pero aún más en Gaza. Su invernadero fue atacado directamente durante los continuos bombardeos y las plantas de pimiento dulce que había plantado hacía cuatro meses fueron destruidas.

Wesam

“He perdido mi única fuente de ingresos debido a los bombardeos. Mis cultivos y el invernadero quedaron dañados, y parte del suelo ya no es fértil.

“Nunca imaginé que mi invernadero fuera a ser bombardeado y que perdería mi sustento en un abrir y cerrar de ojos.

Pasaba todo mi tiempo y empleaba todo esfuerzo en mi pequeña parcela, todos los días después de la oración del Fajr, iba al invernadero a cuidar mis cultivos. Me encantaba estar allí y ver el crecimiento de los cultivos día a día.

Mi hermano trabajaba conmigo, y podíamos mantener juntos a nuestras familias. Trabajábamos duro con lo que teníamos y no pedimos ayuda. Vendíamos nuestros cultivos en el mercado y podíamos mantener a nuestras familias.

Cultivaba melones, pepinos y tomates, pero ahora no podemos vender ningún cultivo en el mercado. Este año también deberíamos haber podido vender algunos pimientos dulces, pero por desgracia, los cultivos se han dañado y han quedado destruidos.”

Hace cuatro años, Wesam pudo beneficiarse del sistema Murabaha (Financiamiento Islámico) de Islamic Relief para establecer su invernadero agrícola.

“Pude establecer este invernadero con la ayuda de la financiación de Islamic Relief, y ahora me preocupa el poder pagar mis deudas. Me temo que no podré devolverlo todo, ya que no tenemos otra fuente de ingresos.

Cuando vi el invernadero después del bombardeo, sentí tristeza y depresión. No podía soportar ver todos los cultivos y el estado en el que estaban. Cuando fui a verlos, regresé con una profunda tristeza que me rompía el corazón.

Después de que cesara el bombardeo pensé para mí mismo que estar deprimido me llevaría al fracaso, así que volví al invernadero para arreglar lo que pudiera. La destrucción fue masiva, los plásticos se habían derretido, quedaban restos de cohetes y se seguían emitiendo gases tóxicos de los misiles. Todo el cultivo necesitaba ser eliminado y había que comenzar desde cero.

Estoy decidido a volver, pero sé que no puedo rehabilitar el invernadero por mí cuenta. La estimación de mi pérdida es de aproximadamente 5.000€,  lo que resulta una gran cantidad para mí y es mucho más de lo que puedo ahorrar.

Espero que Islamic Relief me ayude y me de apoyo para poder arreglar el invernadero y rehabilitar los cultivos.

Todo el mundo tiene sueños, algunos tienen grandes sueños y otros tienen sueños pequeños. Mi sueño es poder proporcionar un medio de vida para mis hijos”.

Ayuda a personas como Wesam a alimentar a sus familias, dona hoy.

Islamic Relief España © 2021 | Todos los derechos reservados

DONACIÓN RÁPIDA