Pan y agua: una dieta inadecuada para el invierno

Imagínate sobrevivir únicamente a base de pan y agua durante los fríos meses de invierno, sin frutas ni verduras ricas en vitaminas, sin carne, fuente de proteínas, y sin un hogar que te mantenga cálido y te proteja de las bajas temperaturas.

Para las 2,4 millones de personas en todo Afganistán calificadas como “personas objeto de preocupación” por la ONU, ésta es una triste realidad. Con un cuarto de millón de solicitantes de asilo, refugiados (que regresan) y personas desplazadas que viven en la pobreza y la inseguridad, la vida en Afganistán se convierte en todo un desafío para muchos.

Kabul: temperaturas bajo cero y familias hambrientas

Para quienes viven inmersos en las consecuencias del conflicto y la pobreza, la llegada del invierno plantea aún más dificultades. Para la familia Jan en particular, la vida se convierte en un reto imposible de superar.

Hukum Jan, de 60 años, es una mujer viuda sin trabajo y con cuatro nietos huérfanos a su cargo. Hambrientos, con frío y desolados por la pobreza, los miembros de esta familia lucha por sobrevivir.

Originarios de Nangarhar, al este de Afganistán, la familia vive ahora en Gul Butta, un campamento extraoficial de refugiados en Kabul. En este asentamiento, las temperaturas pueden caer por debajo de -2 ° C durante las temporadas más frías.

Hukum perdió a su hijo y su principal fuente de ingresos son el salario de su nuera. Con ingresos inferiores a 1,70 € al día, sus nietos recogen papeles y plásticos de la calle para poder sobrevivir.

Viviendo en la pobreza extrema, la familia carece de una vivienda adecuada, agua limpia y alimentos:

“La mayoría de las veces no puedo darme el lujo de darles a mis nietos pan naan (pan afgano) tres veces al día. A veces echamos pan en agua hervida y es lo único que comemos… Nuestra dieta habitual es a base de pan y té .

Para calentarse, la familia quema plástico y papel, poniendo en riesgo su salud. Cuando llega el invierno y su trabajo se complica, no disponen de alimentos nutritivos ni medios seguros para mantenerse calientes. Con frío y hambrientos, los niños contraen neumonías .

Garantizar la seguridad de las familias durante el invierno

Alhamdulillah, el año pasado, Islamic Relief pudo brindar ayuda a Hukum y a su familia. Gracias a tus donaciones, les proporcionamos leña, mantas y alimentos durante todo el invierno. Con un hogar cálido y sin pasar hambre, lograste ayudar a Hukum y a sus nietos a sobrevivir a uno de los inviernos más fríos jamás vividos en la región.

Sin embargo, lamentablemente la lucha no ha terminado. Este año, a medida que bajan las temperaturas, millones de familias como los Jan están luchando por sobrevivir. Con frío y vulnerables, necesitan nuestra ayuda.