Tras el estallido del conflicto libio en 2011, miles de refugiados huyeron, cruzando la frontera con Túnez.

Entre los refugiados, había unos 4.000 solicitantes de asilo procedentes del Cuerno de África, Medio Oriente y de otros lugares que ya habían estado buscando refugio en Libia cuando comenzó la revolución.

Desde entonces, uno de los enfoques del trabajo de Islamic Relief en Túnez ha sido aumentar el acceso a la educación, proporcionar formación profesional y mejorar la integración y las relaciones entre los refugiados y solicitantes de asilo y las comunidades de acogida.

Túnez es un país propenso a los desastres naturales, en particular las inundaciones y las sequías. Cuando las intensas lluvias provocaron que el río Oued Medjerda y sus afluentes inundaran la ciudad de Boussalem en 2015, la respuesta de emergencia de Islamic Relief incluyó la distribución de alimentos, agua, mantas, ropa y kits de higiene.

Los inviernos fríos pueden causar un grave impacto en las personas que viven en las regiones montañosas y difíciles de alcanzar de Túnez. Nuestras distribuciones de material de invierno como mantas, abrigos, botas, sombreros, guantes, bufandas y calcetines beneficiaron a 1.000 niños vulnerables este año.

Actualizado en enero de 2017.