Afganistán

Afganistán es uno de los países más pobres del mundo. Ha sido devastado por las guerras y la pobreza durante décadas y está en el puesto número 172 de los 187 países más pobres según el Índice Global de Desarrollo Humano (IDH). El paisaje montañoso complica más esta situación, la mayoría de afganos vive de la agricultura, pero solo el 12% de la tierra es cultivable.

Con uno de cada siete niños que muere antes de cumplir los cinco años, minas bajo tierra y un árido terreno, Afganistán es uno de los lugares del mundo más peligrosos para vivir, y necesita nuestra ayuda desesperadamente.

Islamic Relief en Afganistán

Islamic Relief empezó a trabajar en Afganistán en 1992 en respuesta al creciente conflicto. Puede ser extremadamente peligroso trabajar en un país en guerra. Pero cuando se nos ofreció la oportunidad de dejar el país durante el último conflicto, nuestros equipos votaron de forma unánime y con valentía decidieron quedarse, dispuestos a ayudar a mejorar las vidas de millones de personas necesitadas.

Trabajamos en numerosos ámbitos , desde el suministro de alimentos (Programa Mundial de Alimentos), agua y saneamiento, a la educación y apoyo a los huérfanos tanto en Ramadán como en la distribución de Qurbani.

Proveemos asistencia de emergencia a refugiados, especialmente durante los duros y amargos inviernos, así como trabajamos para dar a los afganos mejores oportunidades, a través de los programas de educación y aprendizaje y el desarrollo de sus propios medios de subsistencia. Un ejemplo es el gran número de familias lideradas por mujeres debido a la guerra. Uno de nuestros proyectos de ayuda es crear empresas téxtiles dentro de sus hogares, lo que les permite así ganarse la vida y mantener a su familia, y al mismo tiempo estar en armonía con las necesidades culturales.

Proyecto actual: Asistencia sanitaria para las familias afectadas por las drogas

Niños desnutridos que lloran de hambre, mujeres que trabajan largas horas de pie delante de una máquina, intentan aliviar el dolor y el agotamiento mediante el consumo de heroína, opio y hachís, debido al casi inexistente servicio de salud. Los niños y mujeres pobres y drogodependientes necesitan ayuda desesperadamente. Islamic Relief empezó a ofrecer atención médica gratuita en el 2008. Nuestro actual programa es hacer crecer este apoyo, con el objetivo de tratar a más de 32.000 personas con enfermedades graves, vacunar a 24.000 personas, rehabilitar a 300 pacientes drogodependientes y garantizar que los casos más severos reciban atención hospitalaria de urgencia.

Proyectos en Afganistan