fbpx

Sudán – Hambre de educación

En los campos de refugiados de Darfur (Sudán) un incontable número de niños se ven obligados a dejar la escuela para trabajar y ayudar a sus familias a ganar dinero. A los padres les gustaría darles la oportunidad de un futuro mejor a sus hijos, pero simplemente no pueden permitirse conseguir comida si van al colegio. Islamic Relief está cambiando esta situación para más de mil niños….

“Nos están ayudando mucho, ¡pronto mis hermanos vendrán al colegio!”

Najad Mohammed de 13 años y su hermana son los únicos miembros de la familia que van a la escuela. Viven en un campamentos de refugiados en Nertiti, Darfur. Sus padres prácticamente no pueden alimentar a sus cinco hijos. Los tres hermanos de Najad trabajan con los padres para que ellas puedan recibir una educación.

“Confiamos en el salario que mi padre recibe como jornalero cada dia”, dice Najad. “A veces vamos con nuestra madre a trabajar en otras casas – lavando ropa, limpiando y cuidando a otros niños para ganar algún dinero y ayudar a nuestra familia.”
En los campos de refugiados de Sudán, cientos de familias se enfrentan a las mismas dificultades.
Más de la mitad de la población de Darfur no sabe leer ni escribir, con sólo el 54 por ciento de los niños matriculados en la escuela. Algunos, como los hermanos de Najad, se ven obligados a trabajar para comprar alimentos para sus familias. Muchos padres desearían poder ofrecer a sus hijos una educación y una oportunidad de futuro.

Islamic Relief está dando a más de mil niños esta oportunidad. Estamos eliminando uno de los principales obstáculos para la educación -la falta de alimentos- mediante el suministro de 1.159 alimentos de primera necesidad, incluyendo cereales, legumbres, aceite y sal a estudiantes pobres… siempre que asistan a la escuela.

Es una solución que satisface a todos. Los padres no han de preocuparse por la comida que recibirán sus hijos, mientras que los estudiantes no se ven obligados a dejar su infancia atrás entrando al mercado laboral tan jóvenes. Reciben la educación que necesitan para soñar con un porvenir.

Es importante destacar que más de tres cuartos de los niños que se benefician del proyecto son niñas. Una investigación de la UNESCO revela que cuanto más educada es una madre más saludables y más posibilidades de sobrevivir tendrán sus hijos durante la infancia. Por tanto, este proyecto ayuda a las generaciones de hoy pero también a las de mañana.

Najad es una de las chicas que no podía estar más encantada con las mejoras que estamos realizando en su escuela: “Islamic Relief está construyendo también cuatro aulas en la escuela, ¡y estamos muy contentas con esto!”, sonríe.