“Quiero mostrar mi agradecimiento a todos aquellos que alivian nuestro sufrimiento en estos momentos tan difíciles”.

Um Yousef es una mujer viuda de 36 años que vive en un campamento de refugiados Sirio con dos niños a cargo y que depende de la ayuda humanitaria para sobrevivir.

“Soy una mujer viuda y tengo dos niños pequeños. No tenemos a nadie que nos pueda mantener, dependemos totalmente de Allah. A veces, la gente me ayuda con pequeñas aportaciones, además de la ayuda que recibimos de Islamic Relief.

Mis dos hijos necesitan alimentos nutritivos y carne. Intento comprarlos cada dos meses. Pero, al no tener una fuente de ingresos, tengo que esperar a que las organizaciones humanitarias me ayuden a conseguir carne. Me preocupa el hecho de que la falta de alimentos nutritivos esté afectando el crecimiento físico y mental de mis hijos.

La mayoría de los que vivimos en este campamento estamos sufriendo. Las condiciones de vida son muy malas, no podemos permitirnos comprar comida, ni ropa, ni tan siquiera artículos de primera necesidad. Muchos niños y niñas del campamento no van al colegio debido a la pobreza y la falta de recursos.

Sin embargo, el Eid Al-Adha es un gran día para nosotros y para otras familias vulnerables que viven en condiciones miserables en este campamento y en otros. Pese a todos los males, se puede ver a la gente sonreír y la alegría reflejada en sus rostros al recibir carne de Udhiya para compartir con sus familias.

Preparé la carne que recibí para mis hijos. No habíamos comido carne desde hacía meses. Estaba deliciosa y quedamos satisfechos con la cantidad de carne fresca que nos repartieron”.

Quiero mostrar mi agradecimiento a todos aquellos que alivian nuestro sufrimiento en estos momentos tan difíciles.

Últimas noticias