fbpx

Un gran futuro para los niños de Kenia

Muhidin y Abdisalan son dos de los 2.300 niños que viven en el hogar de Alnajah para niños en Garissa, Kenia. Islamic Relief está mejorando el nivel de vida y educación del hogar, ayudando a los alumnos a alcanzar sus sueños.

“Mis saludos a todos”, dice Mohamed Muhidin, de 13 años. “Os animo a todos a estudiar mucho para que podáis alcanzar vuestros sueños.”

Muhidin vive en el Hogar Infantil Alnajah en Garissa, Kenia. Perdió a su padre a la edad de tres años y tuvo que abandonar el hogar familiar cuando su madre y su segundo marido simplemente no podían mantener a todos sus hijos – él es el mayor de seis-.

El hogar para Niños no es sólo un lugar seguro para vivir, también ofrece una educación. “Voy a estudiar mucho para conseguir un trabajo donde me paguen bien. Quiero ayudar a mis hermanos y que mi familia tenga una vida mejor “, dice un compañero de Muhidin, Abdisalan Omar. Abdisalan de 15 años también llegó al hogar para Niños cuando su madre viuda luchaba para proveer para él y sus hermanos.

Muhidin y Abdisalan son dos de los cerca de 2.300 niños que se benefician del trabajo de Islamic Relief en el centro de Alnajah para niños. Estamos mejorando los espacios educativos y las habitaciones ya que el centro es antiguo y las puertas y suelos están gastados, con paredes al borde del colapso.

Durante seis meses, hemos reformando una de las alas internas –donde duermen 450 niños-, las instalaciones de la cocina y la construcción de letrinas para mejorar la higiene. También estamos convirtiendo un terreno de diez acres en un área de juego segura y proporcionamos pupitres para 900 alumnos.

El sueño de Abdisalan es convertirse en piloto algún día, mientras que Muhidin quiere estudiar medicina y convertirse en médico. Gracias a Islamic Relief con las mejoras en Alnajah, ambos tienen la oportunidad de luchar por una vida mejor.

Abdisalam comparte la pasión de Muhidin por estudiar, y está decidido a ayudar a otros a conseguir sus sueños también: “cuando consiga un trabajo, si Dios quiere, ayudaré a otros huérfanos como yo a tener acceso a una educación.”