Sudán

Sudán ha vivido dos guerras civiles que dejaron más de 2 millones de muertos, el debilitamiento de la economía y millones de personas desplazadas. En la región sudanesa de Darfur, 3,6 millones de personas se han visto afectadas por toda una serie de sucesivas desgracias: conflictos, desplazamientos, sequías y malas cosechas.

Sudán sufre habitualmente de prolongada escasez de alimentos debido a la sequía, así como de otros factores. Debilitados por la desnutrición, muchas personas luchan por combatir las enfermedades. La malaria es uno de los mayores enemigos, ya que mueren cada año más de 100.000 personas por esta enfermedad, así como de infecciones respiratorias agudas y diarrea.

Islamic Relief en Sudán

Sudán fue el primer país en el que Islamic Relief empezó a trabajar en el terreno. Respondió a la hambruna de 1982. Desde entonces, el trabajo de Islamic Relief se ha extendido significativamente.

Además de responder de manera prioritaria a las emergencias como resultado de un conflicto, Islamic Relief ha trabajado en muchos proyectos de desarrollo, como la provisión de sistemas de agua a largo plazo.

Después del referendum de enero de 2011, Sudán del Sur se convirtió en un país independiente el 9 de julio de 2011. Sin embargo, esto provocó nuevos conflictos que estallaron en Abyei, el sur de Kordofán y Blue Nile que bordean el sur. Este nuevo conflicto desplazó a miles de personas, detuvo los programas de recuperación y creó una fuerte escalada de tensión entre los dos países.

Debido a la inflación y a la subida de precios de los alimentos, los más pobres de la sociedad -tanto urbana como rural- han sufrido graves dificultades en sus condiciones de vida. El precio medio de los alimentos ha aumentado un 20% en 2011, ejerciendo una grave presión sobre este sector social, que constituye la mayoría de la población.

Proyectos en Sudán